YC INSTITUTE ®

ES | EN

Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "éxtasis" RSS icon


La búsqueda de lo Profundo

La búsqueda de lo Profundo

No hay duda que cuando la insatisfacción interior surge, comienza una búsqueda por obtener respuestas y se aviva la sed por la Sabiduría, sobre todo por parte de explaradores genuinos del Espíritu.

Somos producto de la cultura en la que nos toca nacer y "hemos desarrollado, sobre todo, las corrientes cristianas de pensamiento que organizaron en gran medida la visión occidental de la identidad humana, y tanto sus prácticas como el simbolismo impregnaron profundamente nuestra vida cotidiana desde el final del mundo romano y helenístico.", así comenta George Steiner, el gran maestro y literato de nuestra época -que recomiendo- y yo me doy cuenta que hay una especie de caducidad en la construcción de una realidad basada en fes y dogmas.

No se trata de buscar teologías sustitutivas, pero sí encontrar respuestas menos encorsetadas, caminos menos condicionados, haccer uso del libre albedrío para impulsarnos hacia la libertad plena.

Buscadores del Absoluto

Un buscador intenso, perseguido por una iglesia retrógrada, ha sido el considerado más grande místico del cristianismo, San Juan de la Cruz.

D. Santiago Ramón y Cajal, cuyo nieto Santiago Ramón y Cajal Junquera - me honra con su amistad,- decía que los grandes médicos son el sol, el aire, el silencio y el arte y que si echamos un vistazo al "Evangelio Esenio", veremos que recoge en sus enseñanzas: "Dejad que el ángel del aire, el angel del agua, el ángel  el sol y el ayuno formen parte de vosotros"..Asimismo, los textos de yoga hablan de procesos de purificación a través de kriyas para el cuerpo físico, nadis, ascesis, dieta y un largo etcétera.

San Juan de la Cruz

Todo lo anteriormente dicho, podría ser traído al territorio del Yoga, pero en este caso quiero traer lo extraordinario de la contemplación, èxtasis, yoga (unión) por medio de S. Juan de la Cruz, así se puede combinarl a luz del cerebro y la luz del alma que no son sino la búsqueda de luz, de respuestas ante la incertidumbre de la existencia, de ansia de conexión con algo grande, en definitiva, nostalgia del Absoluto.

Siempre que tenemos ocasión, visitamos el Monasterio de S. Juan de la Cruz, donde está el sepulcro del más grande místico, y uno intenta impregnarse de su grandeza e inspiración.

Es significativo que el primer poema que Fray Juan de la Cruz escribe unas "coplas hechas sobre un éxtasis de harta contemplación". En ellas se contiene la mejor definición de lo que es una vivencia mística tal y como él escribe: "Y si lo queréis oir / consiste esta summa sciencia/ en un subido sentir / de la divina esencia / es obra de su clemencia / hazer quedar no entendiendo / toda ciencia trascendiendo".

Cualquier comentario empobrecería, ya que tan solo se puede decir que se trata de aquel beber  chorro de la fuente directa del Supremo en una experncia que, por producise más allá de los parámetros racionales del tiempo y espacio, es inefable: "Yo no supe donde entraba/pero cuando all´me v/ sin saber donde me estaba/ grandes cosas entendí/ no diré lo absorto y ajenado/ que se quedó mi sentido/ de todo sentir privado".

Podemos observar como la belleza exquisita de estos poemas, son la expresión de oder saborea el Espíritu, lo Supremo, la Luz, Dios. Si este es el caso, ya no hay nostalgia por el Absoluto.

 

 


Cerebro y místca

Ansia de saber

La información que poseemos hoy en día, no tiene parangón en la historia de la humanidad. La infinidad de tendencias en filosofía, neurociencia, física y todo tipo de ciencia del conocimiento humano se ven irradiadas hacia nuestra sociedad en todos los campos del saber, intentando dar respuestas al misterio de la existencia.

 Hay algo que a todos nos fascina en nuestra ansia por saber y, es el conocimiento de uno mismo. Que es lo que nos hace humanos, porqué pensamos de una manera u otra, porqué se dan acontecimientos no deseados, a que se debe tanta incertidumbre, por qué hay experiencias, sensaciones, sentimientos que surgen inesperadamente. A qué se deben mis estados mentales y deseos de creer en algo y porqué razón llegan a producirse experiencias de naturaleza mística o cuasi mística. La vida en definitiva está lllena de interrogantes y pocas respuestas claras.

 Vayamos pues hoy por una vía muy actual basada en estudios del cerebro y dejemos de lado cualquier tipo de creencia personal o religiosa, y de esta manera podamos acercarnos a estas conclusiones científicas con una mente más objetiva.

El engaño del Cerebro

Según los datos mas actuales en las investigaciones del cerebro y su comportamiento, nos hacen ver que la inmensa mayoría de nuestros actos, pensamientos, sentimientos y creencias, son inconscientes y sólo una diminuta parte es producto de lo que llamanos conducta consciente o volición, y que incluso, la construcción de nuestro "yo", es una construcción engañosa de nuestro cerebro y, que incluso éste, tiene una magnificada capacidad para fabular, engañar y sobre todo generar alucinaciones que acaban tomándose como realidades.

 A este respecto, ya he comentado en ocasiones anteriores las impresionantes obras de Oliver Sacks, Ramachandra, e incluso la obra del Dr. Rubia, "El cerebro nos engaña".

Cerebro y trascendencia

 Hay estructuras en nuestro cerebro, las cuales según las investigaciónes de reconocidos neurocientíficos, su activación produce la sensación de trascendencia o unidad con la divinidad y estos estados se han dado en todas las culturas y todas las épocas.

 Entre otros aspectos, algunos de los datos que aportan estas investigaciones, se enfocan en el hecho  de que en el sistema límbico. y de manera especial el lóbulo temporal, se albergan dos estructuras importantes, el hipocampo y la amígdala, cuya activación y estimulación producen sensaciones de trascendencia y estados similares al éxtasis.

Obviamente, no es este el mejor lugar para explicar la anatomía de estas regiones a fin de comprender mejor sus funciones, pero al menos si debemos considierar que el cerebro es cuando menos "el portador material de las funciones de la mente", como nuestro gran amigo el Dr. Rodriguez Delgado definió con gran acierto.

 Poor lo tanto, estas àreas cerebrales - según los neurocientíficos - son las responsables  de las experienciias relacionadas con sensaciones de felicidad poco comunes, alegría, paz, la trascendencia de la dualidad sobre todo entre sujeto y objeto,  la desaparición del tiempo y el espacio, la disolución del sentido del yo y otros estados de inefabilidad.

Culturas y éxtasis

 Estos estudiosos del cerebro afirman por lo tanto que en las diferentes culturas han hablado de lo mismo con nombres diferentes. De esta manera, tenemos el Satori en el budismo zen, Samadhi en el yoga, Nirvana en el budismo, Moksa en el hinduismo, Espíritu Divino en Plotino, el Éxtasis de S. juan de la Cruz y Sta Teresa. e incluso podemoso citar el Evangelio según S. Lucas que dice: "El Reino de los cielos está dentro de vosotros".

¿Es el Cerebro Todo?

¿ Qué más se puede decir? Pues nada; entonces busquemos en nuestro cerebro y hagamos de éste nuestra exclusiva religión. Así que Dios es nuestro cerebro y nuestro cerebro es Dios. Cuidémoslo por si acaso, no sea que ese kilo y medio que transportamos por el sendero de nuestra vida limitada nos obligue a pensar algo así:

No te olvides que lo inabarcable soy yo; no ote olvides que lo infinito soy yo; no te olvides que el universo soy yo.

 La ciencia nos ayuda a desenmascarar engaños y a comprender con mayor razonamientro y a eliminar falsas creencias, pero tampoco puede erigirse en un nuevo representante eclesial que imparta doctrina.

Todos queremos conocer la verdad o verdades y la exposición de conclusiones requiere tacto, rigor, tolerancia y comprensión del territorio limitado en el que todos nos movemos.

 Se puede observar -como se aprecia en uno de nuestros programas aquí representados con nuestros prestigiosos colaboradores, -donde temas de extraordinario valor sobre Cerebro, Mente, Conciencia, Salud y Espiritualidad, son frecuentemente tratados por nosotros.

Sed de ser

 Una cosa es la expresión de la Realidad a través de algo y otra cosa es que ese algo se considere la Realidad última. La bombilla sólo manifiesta la invisibilidad de la electricidad.

 Creo que no puedo terminar mejor estas líneas que con las palabras de D. Miguel de Unamuno, llenas de sentimiento y ambición del conocimiento metafísico:

 "El universo visible me viene estrecho.... Más, más y cada vez más; quiero ser yo y, sin dejar de serlo, ser además los otros , adentrarme en la totalidad de las cosas visibles e invisibles, extenderme a lo ilimitado del espacio y prolongarme a lo inacabable del tiempo. De no serlo todo y por siempre, es como si no fuera... ¡O todo o nada!... ¡Sed de ser, sed de ser más allá!

 


Abandonarse a la meditación

El día 31 sábado, comenzamos nuestro seminario de meditación.

En Vigo, Centro de Yoga Sananda

Conocimiento de la mente y el entendimiento de nuestro yo.a través de distintos métodos de meditación. Todavía puedes inscribirte.

Estado de desprendimiento

Durante la meditación deberíamos intentar mantener un estado mental que no tenga la tendencia a la acumulación - objetos, personas, ideas, situaciones ... - y asimismo, al no aferrarse o apegarse.

 En vez de mantener tal actitud - lo cual es común en todos nosotros y forma parte de la naturaleza humana - debemos considerar la posibllidad de que nuestra mente abandone toda carga, y cultive un estado de desprendimiento.

 En la vida cotidiana tenemos que llevar la carga de los muchos deberes y situaciones como si fuesen pesadas maletas, pero durante el período de meditación, tal equipaje es innecesario. Piensa por un momento que los compromisos y logros a obtener son como una carga pesada que llevas sobre ti. Abandónalos libremente sin mirar hacia atrás.

Hacia un estado profundo de meditación

 Esta actitud mental con la inclinación al no aferramiento o desapego puede conducirnos hacia un estado profundo de meditación. Este estado hará que haya una mayor sensación de libertad, y siempre debemos tener en cuenta que es un proceso gradual que se va consiguiendo paso a paso.

 La meditación se asemeja a los pájaros que vuelan en dirección a los picos más altos. Los pájarosa no transportan maletas! Los meditadores experimentados vuelan libres de su carga y se remontan hacia la altura de las hermosas cumbres de sus mentes.

Cumbre de la conciencia

 Es en tales cumbres de la conciencia donde los meditadores comprenden a través de la experiencia directa, el significado de lo que llamamos "mente". Al mismo tiempo, comprenden la naturaleza de lo  que solemos llamar "Ser", "Lo profundo", "Lo Supremo"  y tantos otros sinónimos.

 Es en esa experiencia de la que los maestros de todas las tradiciones hablan, donde se entienden en esa cumbre de la conciencia, fuera del territorio del pensamiento y habitando en el Silencio, más allá de la mente.