ES | EN

Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "Vinyasa,"RSS icon


Más que la práctica física, el yoga es para la paz mental

Entrevista con Petri Räisänen

El conocido maestro de Ashtanga Petri Räisänen ofrecerá un taller de cuatro días en Yoga Center Madrid a partir del 20 de septiembre. Una oportunidad para beber de la fuente más tradicional y de fluir con un yoga dinámico y fluido. Con él bucearemos en los estilos de Ashtanga y Vinyasa con una perspectiva amable y sensible, para ir a lo más profundo de nuestro ser e indagar en la paz mental.

Pregunta.- ¿Qué vamos a aprender con tu taller en Yoga Center Madrid?

Respuesta.- En Madrid nos centraremos en las técnicas del Nadi Sodhana (la serie intermedia). Hablaré sobre el proyecto de mi libro con Pattabhi Jois y Sharath Jois del Nadi Sodhana y enseñaré el método de Vinyasa, con algunos ajustes y consejos para la práctica personal. El domingo por la tarde veremos técnicas de dharana (concentración) para una mejora en la concentración de la mente y el equilibrio.

P.- ¿Puede acudir cualquier practicante de yoga o es necesario que sea un ashtangui?

R.- Todas las clases están enfocadas a todo aquel que esté interesado en Ashtanga yoga, para principiantes, alumnos intermedios y avanzados.

P.- Veintisiete años enseñando yoga... ¿Cómo han cambiado o evolucionado tus enseñanzas a lo largo de los años?

R.- Mi enseñanza se ha vuelto mucho más suave y tolerante. Comienzo a ver a cada alumno como una persona que requiere unas técnicas individuales de acuerdo con su estructura corporal, su edad y su condición.

P.- ¿Por qué Ashtanga? ¿Qué es el Ashtanga yoga para ti?

R.- Imagino que fue cosa de buena suerte (o del destino) el encontrar el Ashtanga. Era el momento adecuado y había un buen profesor que fue capaz de inspirar lo suficiente a mi joven mente. El Ashtanga es un sistema completo de yoga. Ya no implica una secuencia de asanas; es una práctica mental mucho más que una práctica para el cuerpo.

P.- ¿Cómo fue aprender de Sri K. Pattabhi Jois?

R.- Él siempre fue bueno conmigo. Se convirtió casi en un abuelo para mí (en mi mente). Era estricto pero tenía un gran corazón. Conseguía realmente hacer que la gente creyera en el poder del yoga y en sí mismos.

P.- ¿Cuál es la enseñanza más importante que te legó Sri K. Pattabhi Jois?

R.- Me enseñó el sistema Vinyasa, que está relacionado con la claridad de la mente. También me enseñó el humor y la psicología (práctica) del yoga.

P.- ¿Qué te hace sentir el yoga? ¿Cómo está presente en tu vida diaria?

R.- Me aporta equilibrio y silencio interior. Está presente todo el tiempo; la disciplina (de un modo suave) se convirtió en una parte importante de mi vida. ¡No os rindáis!

P.- ¿Cómo ha evolucionado tu práctica a lo largo de los años?

R.- Mi práctica ha cambiado un montón, ya que tengo un horario de enseñanza bastante ocupado y además tengo dos hijos (de 1 y 4 años) con mi esposa. Tengo menos tiempo para una práctica prolongada y avanzada, pero igualmente la práctica sigue teniendo buena calidad. Ya no estoy “hambriento” por conseguir las siguientes posturas ni por el progreso físico. Ahora es más una cuestión de paz mental.

P.- ¿Cómo preparas tus clases, tus talleres y tus retiros?

R.- Preparo mis clases calmando mi mente y meditando y visualizando un entorno sanador. Para los talleres creo un horario y distintos temas para ir tratando a lo largo de unos pocos días. En cuanto a los retiros, suponen mayor planificación para las clases, como analizar el sistema Vinyasa en una o dos semanas y centrarnos en los aspectos sanadores de la práctica.

P.- ¿Cuál es el elemento más importante en tus clases?

R.- ¡Un entorno sanador! ¡El silencio y la suavidad!

P.- ¿Cómo integras el yoga en tu vida diaria, más allá de tus clases y talleres?

R.- Siempre intento educarme a mí mismo, estar calmado y dedicar tiempo a la relajación.

P.- ¿Ha cambiado tu relación con el yoga a lo largo de los años? ¿Cómo?

R.- A medida que aprendo sobre el yoga, me vuelvo más tolerante y soy capaz de ver el yoga en un contexto mayor. Más que la práctica física, el yoga es para la paz mental. Todas las acciones deben centrarse en una mente sátvica.

P.- ¿Qué recomendarías a cualquier practicante de yoga?

R.- ¡Que practique, practique y practique!

P.- ¿Cómo ayuda la Naturopatía en tus clases de yoga?

R.- La Naturopatía no ayuda mucho, pero he aprendido otras técnicas que tienen muchos beneficios, como terapias corporales y energía sanadora.

P.- Además de Sri K. Pattabhi Jois, has estudiado con muchos maestros de yoga a lo largo de tu camino yóguico. ¿Cuál ha sido la experiencia más significativa que has tenido con ellos? ¿Podrías explicar un poco más sobre lo que cada maestro te ha enseñado?

R.- ¡Sería una larga lista de maestros e historias! De todos mis maestros he aprendido la disciplina del yoga, la espiritualidad y la felicidad.

P.- ¿Cómo te sientes por el hecho de que Sri K. Pattabhi Jois bendijera tu escuela? ¿Sientes aún “su influencia” de algún modo actualmente?

R.- Siempre siento la presencia de Pattabhi. Especialmente en el yoga Shala. ¡Parte de su prana está dentro de sus estudiantes!

P.- Estudias filosofía india y sánscrito. ¿Cómo te ayudan en tu vida diaria? ¿Y con el yoga?

R.- Intenté estudiar sánscrito muchas veces, pero nunca tuve el tiempo suficiente ni el interés como para profundizar en ello. Lo poco que aprendí me ayuda con la pronunciación en sánscrito y para comprender el sonido de la vibración. La filosofía me ayuda a entender el comportamiento humano y a evitar grandes apegos.

P.- También has estudiando “Jäsenkorjaus” o “ajuste óseo”. Supongo que debe ser una gran ayuda para entender la anatomía del cuerpo humano y poder así practicar yoga de un modo más eficiente. ¿De qué manera te ayuda como profesor de yoga? ¿Y como yogui?

R.- Mi profesor no permitía a sus alumnos estudiar anatomía de los libros. Teníamos que aprender a sentir el cuerpo y mucho más. Teníamos que aprender a sentir los músculos, así como las tensones mentales y corporales tocando el cuerpo y también sin tocarlo, solo “viendo” el cuerpo y la energía corporal. Eso ha tenido un efecto enorme para mis enseñanzas y para entender los distintos tipos corporales y sus problemas. Aprendí a buscar la fuente de la tensión o del dolor para poder relajarlo desde la fuente. A través del método de sanación finlandés, aprendí a reconocer el prana. Eso no lo aprendí del yoga, pero es sin duda una gran ayuda en la práctica del yoga.


Todo el mundo que lo desee de verdad puede practicar cualquier estilo de yoga

Entrevista con Esther

Esther Armero es profesora de Ashtanga Vinyasa y Vinyasa Flow en Yoga Center Madrid. En la entrevista de hoy nos cuenta cómo siente el yoga, cómo se formó y nos habla de estos dos bellos estilos de una tradición milenaria. Te invitamos a conocerla un poco mejor.

Pregunta.- ¿Cómo conociste el yoga?

Respuesta.- Conocí el yoga por pura casualidad hace ya 17 años. Siempre había practicado algún tipo de deporte, pero cuando empecé a trabajar tuve que dejarlos de lado porque no disponía de tiempo. Al cabo de pocos años necesitaba volver a realizar alguna actividad que me estirase y me devolviera el tono muscular y una compañera me hablo del yoga y de Yoga Center Madrid, donde ella practicaba porque estaba muy cerca de nuestro trabajo. Fue todo un descubrimiento que me abrió un mundo nuevo, nunca pensé que me pudiese traer tantos y tan valiosos cambios a mi vida.

P.- ¿Comenzaste con el Ashtanga Vinyasa o has probado otros estilos primero?

R.- Comencé practicando Hatha Yoga, serie Rishikesh con sus variantes básicas y avanzadas. Después de 5 años profundizando con distintos profesores, probé Ashtanga.

P.- ¿El Ashtanga Vinyasa es el estilo con el que más te identificas o hay otro con el que te identifiques más? ¿Por qué? ¿Qué te aporta?

R.- Cuando probé el Ashtanga me enamoró su dinámica, la respiración, su fuerza y su fluidez; es, sin duda, el estilo de yoga con el que me siento más identificada. Practicando Ashtanga estoy plenamente conectada con la práctica, sin distracciones, presente en el aquí y el ahora.

P.- ¿Cómo describirías este estilo?

R.-  Ashtanga Vinyasa yoga es un yoga dinámico que sincroniza movimientos y respiración encadenando una postura con otra. Los elementos fundamentales en su práctica son la respiración Ujjayi (profunda y con sonido), las bandas (cierres energéticos) y el drishti (punto en el que se fija la mirada). Es importante aprender el orden de las posturas de forma pausada, añadiendo más a medida que nuestra práctica progrese, respetando siempre el ritmo de nuestro cuerpo.

P.- ¿Cuál es el aspecto más característico del Vinyasa Flow? ¿Por qué?

R.- Vinyasa Flow es también un estilo dinámico, en él las posturas se suceden creando un flujo suave. Todas las posturas que sostenemos con el cuerpo están conectadas a través de la respiración rítmica, aumentando nuestra fuerza y energía. En este estilo se propone una práctica creativa y variada, todas las secuencias tienen una lógica intencionada y en ellas algunas posturas actúan como principales y otras como complementarias.

P.- ¿Qué elemento no puede faltar en una clase de Vinayasa Flow?

R.- No puede faltar la intención que queremos darle a la práctica y la escucha de las sensaciones, la observación interna más que la externa.

P.- ¿Es este estilo un estilo para todo el mundo o crees que es más para un perfil determinado de practicante?

R.- A pesar de ser estilos dinámicos, en mi opinión todo el mundo que lo desee de verdad puede practicar cualquier estilo de yoga, lo importante es empezar de forma gradual adaptando y modificando cada postura para crear una experiencia individual e ir aumentado la dificultad a medida que la práctica y el practicante avancen. Finalmente será cada individuo atendiendo a su personalidad el que decida con que estilo se siente más conectado.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesora de yoga? ¿Fue una elección o digamos que “el yoga te llevó ahí”? ¿Nos puedes contar un poco cómo comenzaste ese camino?

R.- Con el paso de los años mi compromiso con la práctica de Ashtanga se hizo más serio, mi práctica se convirtió en diaria y creció mi interés por profundizar en el mundo del yoga, historia, tradición, filosofía y orígenes de esta práctica milenaria. Por todo ello, me forme como instructora y profesora de Hatha Yoga en Yoga Center (titulación de 500 horas) y realice también la formación en Ashtanga (200 horas) y he continuado realizado distintos workshops con Lino Miele, John Scott , Peter Sanson, Petri Räisänen y Liz Lark , grandes profesores con muchos años de experiencia y conocimiento que siempre son una fuente de inspiración. Desde hace casi 6 años me dedico por entero a la práctica y enseñanza del yoga. A día de hoy continúo aprendiendo y practicando diariamente, la práctica se ha convertido en mi compañera inseparable y me alegra poder compartir con mis alumnos todo lo que voy descubriendo.

P.- ¿Qué deseas transmitir con tus clases? ¿Cuál es tu objetivo con tus clases?

R.- En mis clases trato de despertar la conciencia corporal sintiendo el trabajo realizado y los beneficios obtenidos y trasmitir que iniciar el camino y disfrutar de él, es mucho más importante que llegar a una supuesta meta.