Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "aniversario," RSS icon


Una noche inolvidable

Celebración en grande

Celebrar algo que quieres con todo el corazón es como una gran puesta en escena orquestada por un gran grupo de personas deseosas de que la experiencia sobre el escenario sea algo memorable para sus invitados. 

Durante una puesta en escena como un musical de teatro, por ejemplo, actores, músicos y bailarines se sincronizan para mostrar al mundo una obra de arte que transmita armonía y fluidez a los sentidos. Esto es posible gracias a horas de entrenamiento, trabajo en equipo y excelente comunicación.

La noche del 14 de Febrero alumnos, ex-alumnos, colaboradores y profesores nos reunimos en Yoga Center para celebrar la dicha de cumplir 20 años en Madrid y más de 40 en el mundo del Yoga. Y no cabe duda que fue una gran puesta en escena. 

 

Música, poesía y luz 

Así como los actores en el escenario visten con elegancia sus ropas, nosostros vestimos nuestras mejores galas: los chicos con sus impolutas camisas blancas; las chicas con bellísimos trajes estilo hindú, llenos de color y brillos, bindus en la frente y flores en la cabeza. La decoración no se quedó atrás, cada rincón fue retocado con mucho mimo y detalle. El espacio donde diaramente sudamos y nos dejamos la piel parecía un sitio totalmente diferente. Todo era encantador: los alegres arreglos florales; los globos del 20 aniversario bien escoltados por Ganesha y Lakshmi;  el altar en la sala grande, con coloridos cojines y zafus; la mesa preparada con montones de comida y fruta.

 

Una vez que recibimos a todos los invitados tuvimos el honor de compenetrar nuestras energías y buenos deseos durante una pequeña meditación y la majestuosa ceremonia de la luz, Arati, dirigida por Swami Atmna; afinamos nuestros oídos a hermosas palabras de Gopala; nos sincronizamos junto con Javier Polo al ritmo de los Beatles cantando “Love, love, love”. Con palmas, sonrisas y a pulmón abierto echamos unas risas. Compartimos conversaciones y experiencias mientras saboreábamos el esquisto banquete de comida India que Gauri preparó para reponer energías. Incluso, aprendimos unos cuántos pasos de Bollywood con gran diversión.

 

Unidos por la alegría

A diferencia de los grandes profesionales del teatro, nuestra puesta en escena podría decirse que no fue técnicamente perfecta: tenía un coro de voces un tanto desafinadas tarareando las canciones de los Beatles. Más de una docena de palmas a destiempo y pasos de baile tan descoordinados que parecía que íbamos a romper el parqué de la sala. Sin embargo, estas imperfecciones y diferencias nos contagiaron de buenas vibras. Era tan grande el brillo de nuestros ojos que al mirarnos los unos a los otros podíamos sentir la alegría de nuestras almas. A través del baile, el canto y una que otra lagrimilla derramada por la emoción, iluminamos cada rincón del centro con una peculiar armonía y fluidez que daba sentido a nuestra noche: compartir la alegría de pertenecer y de ser uno mismo.

Muchas gracias a todos los que habéis asistido.  Y los que no pudieron venir gracias por acompañarnos con vuestros pensamientos y buenos deseos. ¡Ha sido una noche inolvidable! 

Vídeo:


¡Cumpleaños feliz!



Crear algo más grande que nosotros mismos

Después de vivir muchos años fuera dando vueltas por el mundo y aprendiendo de cada experiencia que te trae la vida, llega un momento que dan ganas de volver a casa o crear tu propio hogar. Es como un mecanismo natural que los seres humanos traemos en el ADN: asentarnos, estabilizarnos, sentar cabeza, parar para crear algo más grande que nosotros mismos.

A finales de los años 90 a nosotros nos ocurrió algo similar; después de abrir diversos centros de Yoga y formar profesores en distintas partes del mundo como India, Bahamas o Estados Unidos, quisimos volver a casa a crear nuestra pequeña familia espiritual.

Recibirlo con ilusión

Buscamos un lugar especial, juntamos a los mejores profesores del sector, unimos conocimientos, elegimos diferentes estilos de Yoga y Meditación, diseñamos programas de formación, y buscamos terapias de crecimiento personal… Entonces, nació nuestro primer Yoga Center en Barcelona.

Contentos de los frutos obtenidos, cuando nuestro primogénito maduró, decidimos expandir a la familia: El 14 de febrero de 1999 dimos a luz nuestro nuevo Yoga Center en Madrid en la calle Lagasca. Medía el tamaño de 75 alumnos con mucho entusiasmo y pesaba más de mil toneladas de ilusión.

Una familia con alma

Desde entonces hemos conocido gente muy especial que nos ha ayudado a crecer, no sólo como una escuela sino como una gran familia comprometida con el crecimiento interior. Profesores, alumnos, ex-alumnos, colaboradores, amigos… todos forman parte del alma de Yoga Center Madrid.

Hace 20 años, lo que parecía un sueño lo hemos construido y llevado a la realidad juntos. 

Estamos seguros de que no cumpliríamos 20 años en Madrid, ni seríamos nada de lo que somos sin vuestra esencia.  A todos vosotros. ¡Muchas gracias!