Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "Ferrer" RSS icon


Custodios del Alma (IV)

Continúa del (3)

"El amor es el mensajero entre los dioses y el hombre"

...Queda claro, por tanto, que disponemos de dos extraordinarios instrumentos para humanizarnos: las acciones que realizamos con desprendimiento, con generosidad y altruismo, y la posibilidad de modificar nuestro estado de conciencia. Pero es que, además, existe una energía especial en nosotros que todos anhelamos, conocemos, o si carecemos de ella, ansiamos alcanzar: el amor. El amor es el vínculo que más une a los seres humanos, pero cuando se ausenta del corazón, surge el padecimiento:"Amar es querer el bien para alguien", decía Aristóteles, mientras que Sócrates sostenía que "el amor es el mensajero entre los dioses y el hombre", y como sugiere Santa Teresa, "no está la cosa en pensar mucho, sino en amor mucho".

En este tiempo, ejemplos claros de amor en acción son, sin duda, el Dr. Albert Schwitzer, Vicente Ferrer y, la madre Teresa de Calcuta, los cuales se ajustan a la perfección a esa frase tan afortunada del escritor norteamericano Ram Dass, cuando dice; "lo que una persona tiene para ofrecer a otra es su propio ser, nada más ni nada menos".

continua - final en (5)


Vicente Ferrer, una vida, un ejemplo

Grandeza del ser humano personificado en la obra de Vicente Ferrer

 Un devoto le preguntó un buen día a su Dios. ¿Porqué permites tanto sufrimiento?

¡Para eso te he puesto en este mundo, no para quejarte, sino para que hagas algo!

Quien se ha entregado sin reservas  en favor de los desamparados, ha sido Vicente Ferrer, en una tierra que adora a los gurus quienes imparten doctrina, y en la que Vicente, fue el gran exponente del trabajo, el esfuerzo y la transformación de tierras estériles y àridas en vergeles, la ignorancia en educación y escuelas, la enfermedad en higiene y cuidados médicos.

Vicente Ferrer y Madhana Agulla

  Esa tierra creadora de una filosofía de altas miras contenida en textos extraordinarios como los Upanishads, que invitan a encontrar en el interior lo que todos buscamos fuera, y en una enseñanza, que fundamenta la acción en un aspecto liberador de la prisión del ego, expresada en el Bhagavad Gita, donde en ese hermoso diálogo entre Krishna y Arjuna, el primero aconseja la acción desinteresada o no egoísta, en la que hay una entrega plena sin esperar reconocimiento.

Vida y ejemplo inigualable de todo ello, ha sido Vicente Ferrer.

Vicente Ferrer, entrega, constancia y hombre de acción.

  Es en nuestro país donde surge este gigante benefactor del ser humano, situándose geográficamente en el lugar donde los desamparados malviven y Vicente lucha por darles una vida digna. Tiene que enfrentarse a tantas adversidades que le hacen más fuerte todavía.

Ahí está el testimonio de tantos y sus propias vivencias, que dejan entrever una lucha heróica, cuando tiene que estar en desacuerdo con sus superiores en su època de jesuíta, el no dejarse vencer cuando es injustamente expulsado de la India y todas las tribulaciones por las que tiene que pasar.

 Vicente buscaba la verdad en el servicio, el apoyo, la ayuda. En palabras suyas, "¿qué necesidad tengo de buscar la verdad, si cualquier acción a favor de los demás contiene todas las filosofías, todas las religiones, el universo entero y al mismo Dios?

Presencia y médico del alma

 Hablamos de la existencia, de las creencias, del dolor, de la bondad y tantas otras cosas, y siento como su serenidad me envuelve, con palabras que como buen médico del alma que también es, habrá sanado a todos que le han escuchado peonunciando frases amorosas de consuelo y esperanza, acompañadas por la acción para cambiar hacia un mejor destino.

  El privilegio de mi amistad con Vicente me hace ser consciente que estoy ante quien representa la grandeza como humano, y su cercanía, produce el deseo de entregarse por entero a su causa.

Cuando conversamos, el tiempo parece detenerse, ya que él,no parece tener prisa y vive plenamente el instante.

  No sería exagerado mencionar un pasaje del Bhagavad Gita que bien podría ser aplicado a su persona:

  "Cuando existe irrectitud, ignorancia y dolor, debes saber Arjuna que yo me manifiesto". Podría decir, que es la manifestaciçon de la divinidad en forma de entrega y poder para transformar a todos con su ejemplo y perseverancia.

  Ese ser divino en forma humana tiene un nombre: VICENTE FERRER

 

 


El renunciante y el diamante

 Hay lecciones e historias que nos hacen dar cuenta de estados de ánimo o de actitudes que pueden ser beneficiosas e incluso liberadoras en nuestras vidas. Creo que ésta puede ser una de ellas. Claro ejemplo de desprendimiento, renuncia y amor, lo tenemos en Vicente Ferrer. Esta historia la dedico en su memoria y a mi extraordinaria vivencia con él.

 Un sanyasin o renunciante había llegado a las afueras de una aldea y después de un largo día, de tanto caminar, se tumbó bajo un árbol dispuesto a pasar la noche. De pronto, un habitante de la aldea, de forma inesperada se acercó corriendo hasta él, diciéndole: "¡ La piedra! ¡La piedra1 ¡Dame la piedra preciosa1

El sanyasin asombrado le pregunta: ¿qué piedra?

"La otra noche se me apareció en sueños el Señor Siva, - dijo el aldeano - y me aseguró que si venía al anochecer a las afueras de la aldea, encontraría a un renunciante que me daría una piedra preciosa y que me haría rico para siempre."

 El sanyasin pacientemente empezó a rebuscar en su bolsa y de ella extrajo una piedra. "Probablemente, se refería a ésta", dijo mientras entregaba la piedra al nervioso aldeano. "La encontré en un sendera del bosque hace unos días. Por supuesto que puedes quedarte con ella".

 El hombre se quedó mirando a la piedra extasiado. ¡Era un diamante! Tal vez de los más grandes y valiosos del mundo, puesto que tenía el tamaño de la mano de un hombre.

 Tomó el diamante y con gran regocijo se marchó. Al llegar a su casa empezó a hacer planes de futuro con el valor que el diamante tenía. A media noche, incapaz de dormir, empezó a dar vueltas en su cama, pensando y reflexionando.

 Al día siguiente, nada más amanecer, corrió presuroso a despertar al sanyasin y le dijo:

 "Dame la riqueza que te permite desprenderte con tanta facilidad de este diamante".