YC INSTITUTE ®

ES | EN

Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "risa" RSS icon


La risa y beneficios fisiológicos

No puedo por menos que comenzar invitando a todos aquellos/as que mostréis interés por este tema,  que os acerquéis a participar de los cursos sobre Risoterapia y también sobre la Kábala que imparte mi querido amiigo Mario Satz, enorme especialista en estos temas.

 Mario es filólogo, ensayista, poeta, novelista, traductor y con obras de excepcional riqueza y estilo literario altamente recomendables. En su libro "Las vocales de la Risa, Risoterapia y Cultura" conduce al lector al paraíso del buen escribir.

 Marsilio Ficino (1433-1499) filósofo renacentista, decía que "si la luz es la risa del cielo, la risa es el sol del alma". Bien sabido es que la risa produce un brillo estelar en las pupilas y una iluminación del rostro, pero donde encuentra mayor refugio la risa es en el diafragma - al que los yoguis denominan el músculo de la vida . que separa la cavidad torácica de la abdominal y que casi siempre va acompañado de movimientos amplios de la caja torácica. En el momento de la inspiración intervienen los músculos más poderosos encargados de ampliarla en sus tres dimensiones: vertical, transversal y anteroposterior.

 Cada vez que reímos nuestro organismo libera endorfinas cerebrales, entre las que se cuentan las catecolaminas, que son hormonas del despertar y preparan el organismo poniéndolo en estado de alerta. La risa se adentra en una primera fase en el sistema nervioso simpático para visitar el parasimpático, el cual como se sabe, hace más lento el ritmo cardíaco, reduce la tensión arterial, regulariza la respiración y la digestión y domina los örganos genitales. En realidad, personalmente le denominaría el Pranayama de la alegría.

 La risa tiene un comportamiento antiestresante y puede observarse como actúa terapéuticamente al hacer descender el nivel de adrenalina en sangre a la vez que un aumento de beta-endorfinas.

 Norman Cousins, quien padecía diversas enfermedades utilizó la risa como elemento curativo; desarrolló un programa de recuperación basado en dosis de vitamina C, actitud positiva, amor, fé y grandes dosis de risoterapia inducida por películas de los Hermanos Marx.

 Entre otras cosas, Cousins solía decir "he descubierto con gozo que diez minutos de risa intensa tiene un efecto anestésico que me libera del dolor durante un tiempo".

 El cuerpo acoge el calor de la risa y ésta, estimula la circulación sanguínes y  el sistema inmunológico, sirviendo por lo tanto para defendernos de las agresiones internas y externas.

 La risa, nos acerca a otros y nos hace sentir vinculados a los demás por el lenguaje sonoro que se extiende entre el grupo. Decía un gran maestro jasídico, "la alegría es el don de darse; la tristeza, el peligro de ensimismarse".

 Aunque por un momento me vaya a una dimensión de alegría espiritual, termino mencionando a Aurobindo: "Los mundos y los universos tuvieron nacimiento porque el Infinito concibió en sí mismo una alegría inconmensurable"

"El tiempo que pasa uno riendo, es tiempo que uno pasa con los dioses".

 


La primera sonrisa del bebé

La primera sonrisa del bebé

 Para los griegos, cuenta Aristóteles en su trabajo sobre la risa, sólo cuando el bebé recién nacido sonreía a su madre - cosa que ocurría entre los cuarenta y cincuenta días después del parto -, podía dársele por fin nombre propio y acreditarlo como miembro de la familia en cuyo seno había aparecido.

 En ese esbozo de sonrisa se expresaban doblemente el placer por el alimento recibido y la certeza de ser amado por aquélla que lo ofrecía, a la vez que se pasaba la frecuente barrera de la mortandad infantil que, desde siempre, fué una plaga de la que ningún pueblo de la antigüedad se vió enteramente libre.

 De modo que sonreir era disponerse a vivir. Retroactiva, la risa y la sonrisa tienen desde entonces para nosotros, la capacidad de remitirnos a esa vecindad con los nacimientos.

                                                  del libro: Risus Paschalis. K. Jacobelli.


yoga de la risa, medicina del alma

El yoga de la risa

Siempre apreciamos el sentido del humor de aquellos con quienes compartimos momentos en nuestra vida; nos alegra, nos atraen y nos acercan al “cielo del bienestar”. Siempre  que es oportuno, y próximamente lo será, (¡estar atento/as!) realizamos en nuestro Centro, seminarios sobre la risa. Suele visitarnos Mario Satz, gran amigo, de quien he hablado con anterioridad -  que me ha familiarizado con la risoterapia- y que nos lleva donde todos queremos ir, o ¿ acaso no es cierto que deseamos visitar el Paraíso, e incluso quedarnos?

Citas sabias sobre la risa

Un maestro jasídico, solía decir, “Todas las alegrías provienen del Paraíso y también las chanzas, siempre que sean dichas con regocijo verdadero”. Por eso es dable decir que los cómicos y humoristas finos son santos, santos de la risa, a quienes debemos una y otra vez aproximaciones al Paraíso. En una época de crisis como la que nos está tocando vivir, aprender a reír y sonreír  es una necesidad. Goucho Marx, decía que el buen humor era tan valioso como escaso.


El Baal-Shem Tob, uno de los grandes maestros judíos del s. XVlll, comentaba a sus discípulos. “El hombre que se mira a sí mismo solo puede hundirse en la melancolía, pero en el momento en que abre los ojos a la creación que le rodea, conocerá la alegría”.

La necesidad de la risa

Siempre cito a Norman Cousins, uno de los pioneros de la risoterapia y sus efectos sobre el sistema inmunitario, quien padecía una enfermedad considerada incurable pero como el decía, su curación se produjo a través de la estimulación positiva del organismo, visionando películas de los hermanos Marx y situaciones hilarantes con cámara oculta. Su libro “Anatomía de una enfermedad” sigue siendo un clásico.


Os contaría la historia de Jesús y Moisés cuando se van a jugar al golf, pero siendo un poco larga para plasmarla aquí, si tenemos oportunidad, algún día os la contaré personalmente.
En el yoga, la respiración y el diafragma son estimulados. La risa por su parte hace que el diafragma se afloje tras tensarse y se mantiene en un oleaje de movimiento continuado, con expulsión de aire viciado y la incorporación de aire nuevo.


La sonrisa aparece como señal de agradecimiento, ternura, compasión. La risa dilata todo el sistema vascular y en los ojos se produce un brillo estelar en las pupilas. La carcajada es el disparo de la risa, su extroversión máxima.


Diez razones para reír

1. - La risa es la manifestación fisiológica de un estado de placer.
2 -  La risa ayuda a la cohesión social y articula mejores relaciones humanas.
3 -  La risa ayuda a vivir más tiempo y con mejor salud.
4 -  La risa es una gimnasia mental, muscular y respiratoria.
5 -  La risa es la mejor terapéutica contra el estrés y la depresión.
6 -  La risa y el humorismo permiten establece una mejor comunicación consigo mismo.
7 -  La risa rara vez es síntoma de enfermedad, ya que casi siempre es señal de salud física y mental.  
8 -  El empleo terapéutico de la risa no tiene ninguna contraindicación.
9 -  La risa nos empuja fuera del tiempo, situándonos en un presente eterno,    exactamente como lo hace la experiencia mística.
10- La risa es una medicina natural que cada uno de nosotros guarda desde el nacimiento en su propio cuerpo.   .


yoga de la risa, medicina del alma

El yoga de la risa

Siempre apreciamos el sentido del humor de aquellos con quienes compartimos momentos en nuestra vida; nos alegra, nos atraen y nos acercan al “cielo del bienestar”. Siempre  que es oportuno, y próximamente lo será, (¡estar atento/as!) realizamos en nuestro Centro, seminarios sobre la risa. Suele visitarnos Mario Satz, gran amigo, de quien he hablado con anterioridad -  que me ha familiarizado con la risoterapia- y que nos lleva donde todos queremos ir, o ¿ acaso no es cierto que deseamos visitar el Paraíso, e incluso quedarnos?

Citas sabias sobre la risa

Un maestro jasídico, solía decir, “Todas las alegrías provienen del Paraíso y también las chanzas, siempre que sean dichas con regocijo verdadero”. Por eso es dable decir que los cómicos y humoristas finos son santos, santos de la risa, a quienes debemos una y otra vez aproximaciones al Paraíso. En una época de crisis como la que nos está tocando vivir, aprender a reír y sonreír  es una necesidad. Goucho Marx, decía que el buen humor era tan valioso como escaso.


El Baal-Shem Tob, uno de los grandes maestros judíos del s. XVlll, comentaba a sus discípulos. “El hombre que se mira a sí mismo solo puede hundirse en la melancolía, pero en el momento en que abre los ojos a la creación que le rodea, conocerá la alegría”.

La necesidad de la risa

Siempre cito a Norman Cousins, uno de los pioneros de la risoterapia y sus efectos sobre el sistema inmunitario, quien padecía una enfermedad considerada incurable pero como el decía, su curación se produjo a través de la estimulación positiva del organismo, visionando películas de los hermanos Marx y situaciones hilarantes con cámara oculta. Su libro “Anatomía de una enfermedad” sigue siendo un clásico.


Os contaría la historia de Jesús y Moisés cuando se van a jugar al golf, pero siendo un poco larga para plasmarla aquí, si tenemos oportunidad, algún día os la contaré personalmente.
En el yoga, la respiración y el diafragma son estimulados. La risa por su parte hace que el diafragma se afloje tras tensarse y se mantiene en un oleaje de movimiento continuado, con expulsión de aire viciado y la incorporación de aire nuevo.


La sonrisa aparece como señal de agradecimiento, ternura, compasión. La risa dilata todo el sistema vascular y en los ojos se produce un brillo estelar en las pupilas. La carcajada es el disparo de la risa, su extroversión máxima.


Diez razones para reír

1. - La risa es la manifestación fisiológica de un estado de placer.
2 -  La risa ayuda a la cohesión social y articula mejores relaciones humanas.
3 -  La risa ayuda a vivir más tiempo y con mejor salud.
4 -  La risa es una gimnasia mental, muscular y respiratoria.
5 -  La risa es la mejor terapéutica contra el estrés y la depresión.
6 -  La risa y el humorismo permiten establece una mejor comunicación consigo mismo.
7 -  La risa rara vez es síntoma de enfermedad, ya que casi siempre es señal de salud física y mental.  
8 -  El empleo terapéutico de la risa no tiene ninguna contraindicación.
9 -  La risa nos empuja fuera del tiempo, situándonos en un presente eterno,    exactamente como lo hace la experiencia mística.
10- La risa es una medicina natural que cada uno de nosotros guarda desde el nacimiento en su propio cuerpo.   .


Sonrisa, Risa, Carcajada

Sonrisa

La sonrisa es un esbozo que concierne ante todo, a la boca y a los labios. Como escribió un experto: "La sonrisa es la manera más fácil de curvar una línea recta". Aparece como señal de agradecimiento, asentimiento, ternura, compasión...Para muchos seres humanos, es un umbral emotivo difícil de traspasar, y por eso se quedan a las puertas de la risa como un invitado que no se atreve a entrar a la fiesta en la que se lo espera. Pero también está la sonrisa posterior a la risa, cuyo gesto revela satisfacción, distensión, alegría íntima y relajación.

Esta es la auténtica sonrisa de felicidad: el sujeto ha ido y ha vuelto. Es donde está y está donde es, inspira y espira con amplitud y la certidumbre de ser quien es.

La Risa

La risa por su parte, dilata todo el sistema vascular arterial con el siguiente rubor por el efecto de los capilares dérmicos del rostro y el cuello, los ojos se adelantan y se activa la glándula lacrimógena hasta el punto de producir un brillo estelar en las pupilas.

El diafragma se afloja tras tensarse y el cuerpo se dobla en dos o se inclina hacia la tierra. La risa es un estallido, una entrega, una expulsión de aire viciado y la incorporación de aire nuevo.

En la risa el sujeto se desnuda de su carácter, la máscara de la persona revela su auténtica naturaleza, su grado de flexibilidad y hasta que punto protege con títulos o palabras su propio mundo emocional.

En la risa el córtex recibe estímulos del hipotálamo tan directamente como un pequeño relámpao que surge sin impedimentos de una misteriosa fuente de energía.

 

La Carcajada

La carcajada es el disparo de la risa, su extroversión máxima. Tan sólo un porcentaje mínimo de personas pueden sostener su alto voltaje más de unos segundos por vez. La mandíbula, floja, trabaja al máximo, la lengua sube de tono, la sangre afluye a las mejillas y uno busca sostén. A los pigmeos, dicen los antropólogos, la risa o los ataques de hilaridad los arrojan al suelo, circunstancia que aceptan con gusto y aumenta, de paso, la risa de los demás.

La carcajada es la auténtica terapia que la risa encierra para nosotros. Puede afirmarse que si no se llega a ella, nuestro cuerpo no goza ni se aprovecha del oxígeno captado tanto como debiera. La sonrisa es la hoja (y su primer amago de fotosíntesis), la risa, la flor y la carcajada el fruto de ese jardín de bienestar que es el buen humor.

 

 


La luz, risa del cielo

La luz, risa del cielo

Marsilio Ficino, filósofo y humanista del Renacimiento certeramente escribía sobre la luz:

 La risa del cielo, provocada por la alegría de las potencias divinas, es decir, por la luz, calienta y regocija todo.

La luz es la risa del cielo que determinan, desde él, los espíritus celestes, pues observamos que cada vez que los seres humanos disfrutan y gozan y sus rostros sonríen, su ánimo se dilata y su expresión resplandece, en particular sus ojos, que son reflejos de las estrellas, pues ejecutan, a instancias de éstas, movimientos circulares.

 La luz es la primera forma del primer cuerpo. Es tan perfecta que no existe inactiva ni separada de cualquier acto que imaginemos, siempre y en cada ocasión nos revela su vigor y brota con tanta eficacia que se propaga en un instante a través de todas las cosas sin separarse de su fuente.

De lumine, 1492

 


Reir y santos de la Risa

Su santidad, el sabio de la risa

Santos son aquellos que nos hacen la vida agradable,  que nos hacen reír y nos dan alegría, alejándonos del dolor y las dolencias del cuerpo y el "alma". Todos ellos  debieran tener el título y el tratamiento de  Santidad, pues son sabios que provocan la risa y contriibuyen a nuestra salud y felicidad.

Humor, terapia para la alegría de vivir

 Filósofos, médicos, psicólogos, terapeutas estudian cada día más los beneficios que el humor produce.

 Freud alabó el uso del humor en psicoterapia en un artículo titulado, "Humor y su relación con el subconsciente".

Carl Rogers y Abraham Maslow han reconocido que el humor es un extraordinario atributo de personalidades sanas.

 Goethe escribió:"el hombre de entendimiento encuentra que todo es risible; el hombre de razonamiento, casi nada.

 Schopenhauer comentaba: "El sentido del humor es la única cualidad divina del hombre".

Anécdota con gracia

 Leyendo un inteligente artículo del escritor Juan Goytisolo con respecto a la Academia de la Lengua, contaba que cuando el poeta Juan Ramón Jiménez estaba en el exilio, recibió una carta de José María Pemán, en la que el autor del Poema de la bestia y el ángel, le proponía un sillón en la Academia.

  Juan Ramón Jiménez en su contestación expresaba con nitidez y una pizca de ironía su incapacidad de adaptarse a una faena que no era la suya:

 "Para mí, amigo Pemán, las Academias son, o deben ser, institutos de trabajo y no galardones ............. (aquí viene el humor y la ironía). Yo ya lel dije a Marañón, (médico de enorme fama y prestigio) cuando vino a invitarme, que él era académico de la lengua para mirarle la lengua a los académicos y que estaría mejor en la de Medicina".

Humor y Sanación

 Norman Cousins que padeció graves enfermedades y recuperó su salud a través del humor y la risa, explica muchas de sus experiencias en el inspirador libro "Anatomía de una enfermedad".

 Una leyenda apache relata que el Creador hizo al ser humano capaz de hacer muchas cosas, por ejemplo, hablar, correr, mirar, oír. Pero a pesar de todo no estuvo satisfecho hasta que el hombre/mujer, pudo hacer una cosa más: REIR. Y ASÍ EL SER HUMANO RIÓ, RIÓ Y RIÓ.

 ENTONCES FUÉ CUANDO EL CREADOR DIJO:

 "AHORA ESTÁIS PREPARADOS PARA VIVIR"


Mejor reir que sufrir

Aprendiendo de las "dificultades"

Cuando se viaja por el sudeste asiático y en compañía de monjes en un camión, sobre todo en la parte trasera, donde uno se sienta como puede en una especie de bancos de madera, o en cuclillas,  y en la parte superior suele haber una serie de varillas o barras metálicas que se  utilizan para cubrir con un toldo o lona con el fin de protegerse de la lluvia, ocurren situaciones que resultan divertidas.

 Debido a que las "carreteras" suelen estar llenas de grandes baches o socavones, cuando las ruedas del camión o camioneta se encuentran con uno de ellos, sus ruedas se hunden y al mismo tiempo, los que atrás van sentados o agachados salen disparados hacia arriba, golpeándose la cabeza contra esas "estructuras metálicas".

La actitud positiva

 Cuando esto sucede varias veces a lo largo del recorrido, a uno no se le ocurre otra cosa que jurar en arameo o en cualquiere otro iidioma; sin embargo, los monjes que acompañan en esa zona del vehículo, se quedan mirando sin entender nada.

  Lo curioso es que cuando los monjes golpean su cabeza - y la verdad es que sucede con mucha frecuencia - sobre el metal, (a veces madera también) lo único que hacen es, ¡¡reír!!.

 Claro está que uno se pregunta, cómo es posible reirse ante tanto doloroso golpe en un trayecto que puede durar unas cuantas horas?

Risa, endorfinas y bienestar

 Uno decidiíó hacer un experimento "científico". Cada vez que se producía un golpe en la cabeza, en vez de sufrirlo y quejarse, la decisión fué reirse al igual que los monjes.

¿Cual fué el descubrimiento? Cuando uno se golpea de esa manera en la cabeza y se ríe, el dolor es mucho menor.

 Al entender que ellos aceptaban la situación con gran sentido del humor y mantenían una actitud positiva ante la realidad que les tocaba vivir diariamente, el buen humor y la risa era el mejor medicamento para tratar los golpes que se iban produciendo a lo largo del viaje.

 La risa, libera endorfinas en la corriente sanguínea, las cuales son aliviadoras del dolor. También la risa mejora el buen funcionamiento del sistema inmunitario y ayuda a combatir tanto infecciones como estados de ánimo negativos.

Así que cuando no nos sentimos bien es mejor, sonreir y reír.

 La experiencia nos enseña que cuando en la vida hay dolor, el sufrimiento disminuye si aprendemos a ver el lado positivo de todas las circunstancias.