Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "historia" RSS icon


historia el santo y el ladrón

Recuerdo en algún momento haber leído de Swami Sivananda la enorme importancia de la atención, concentración y meditación para controlar la mente y asimismo, entenderla. En algún caso, ponía como ejemplo la concentración que podía llegar a desarrollar un ladrón para llevar a cabo su faena. Veamos esta historia:

El santo y el ladrón

Era un hombre de comportamiento impecable y gran pureza interior, pero su dificultad radicaba en que tenía una mente vacilante y desconcentrada, lo cual hacía que le costase mucho esfuerzo contener los pensamientos y enfocarlos.adecuadamente.

En una ocasión, paseando al anochecer, al pasar por una callejuela vió como un ladrón trepaba hábilmente por la pared de una casa, y muy concentrado abría la ventana, entraba en la casa y en minutos salíia con lo que había hurtado.

Le esperó en la parte de abajo de la casa y cuando el hombre hubo descendido, le dijo: "Nunca pensé que tu podías ser mi maestro".

El ladrón no daba crédito a lo que estaba oyendo. -¿De que puedo yo ser maestro? - preguntó - : No soy más que un pobre ladronzuelo. No hay nada de lo que yo pueda ser maestro.

-Te equivocas. Tu eres un gran maestro; un maestro de la atención. De ahora en adelante tu serás mi maestro de atención y concentración y yo de ética. Con ética y atención, lograremos que brote la sabiduría.

 

 


Depende de quien proceda la orden

Depende de quien proceda la orden

En la India, de acuerdo a la tradición del Yoga, se le atribuye cierta autoridad y orden al Guru o maestro por medio del poder espiritual que ha logrado y el conocimiento que transmite a sus discípulos. He aquí esta historia:

Estaba el rey departiendo con uno de sus ministros preferidos acerca de la vida, el bienestar en su reino y la vida espiritual. El ministro, hombre cultivado, estaba muy interesado en la evolución del espíritu y practicaba asiduamente la meditación y la repetición del mantra.

- ¿Puedo yo elegir mi propio mantra y tendrá el mismo poder que posee el que te ha entregado tu maestro? - preguntó el monarca-

- No - contestó el ministro -. El mantra que proporciona el guru es más poderoso.

- Sinceramente - declaró el rey -, no veo en absoluto ninguna razón para ello.

-Entonces, el ministro se volvió hacia el jefe de la guardia real y le ordenó:

- Detengan a su majestad -

El jefe de la guardia no hizo el menor caso de la orden, pero el monarca indignado ante tal atrevimiento, ordenó:

¡ Detengan a este hombre y encarcélelo1

El jefe de la guardia mandó a sus hombres a que arrestaanr al ministro. Iba a ser conducido a prisión, cuando dijo:

- ¡Señor. ¿os dais cuenta? Depende de quien proceda la orden.


La impaciencia

Historia de la impaciencia

Verdaderamente la impaciencia nos consume. Hay en nosotros una necesidad imperiosa de que las cosas se den en nuestra vida de forma inmediata; sin embargo, la paciencia es una virtud que nos llega con un firme propósito al éxito

 Un hombre estaba dispuesto a recibir enseñanzas de naturaleza espiritual. Para ello, acudió a un bosque donde vivía un afamado maestro al que encontró sentado realizando sus prácticas de meditación. El hombre, aguardó a que el maestro terminase sus prácticas, y, después de presentarse, pidió al maestro que le transmitiese sus enseñanzas.

- Permanece conmigo unos días y te iré mostrando cual es el camino hacia la liberación de la mente -.

- No, no puedo esperar tanto tiempo - dijo el hombre -. Quiero recibir tus instrucciones enseguida.

- Esta no es la actitud correcta - dijo el maestro - pero conozco un gran yogui que quizá te pueda enseñar al momento. Vive a unos cuantos kilómetros de aquí, en un bosque de mangos. Visítale en mi nombre, pero te hago un ruego: Te entrego esta cajita para que se la entregues en cuanto lo veas.

-Así lo haré, dijo el hombre -.¿Pero, estás seguro que me dará sus enseñanzas en el acto?

- Prueba a ver -.

El hombre partió precipitadamente y comenzó a caminar con paso veloz, llevando la cajita en la mano. De repente, escuchó un ruidito en la caja y sintió curiosidad por saber de que se trataba. abrió la cajita y un ratoncillo que había dentro saltó fuera de la misma y salió corriendo. Fué imposible seguirlo. El hombre cerró la cajita y prosiguió caminando.

Sentado en estado de meditación profunda se encontraba el yogui cuando llegó el hombre al bosque donde el sabio vivía.

-Perdone que le moleste swamiji. Tengo una cajita que me ha sido entregada por el maestro que vive en el bosque de banianos y que me ha dicho que os la entregara. El motivo de mi visita es que quiero recibir las más sublimes enseñanzas espirituales enseguida. Quiero que me muestres la vía de la liberación de la mente.

-Dame antes la cajita - dijo el yogui

Con mucha atención, el maestro abrió la cajita y la encontró vacía.

¿Había algo dentro?, preguntó.

-Sí, repuso el hombre vacilante-. Un ratoncito.

Y el maestro con gran firmeza le dijo:

-Si no eres capaz de cuidar un ratoncito, ¿cómo vas a tener la paciencia y madurez suficiente para recibir enseñanzas profundas? Puedes irte y no olvidies nunca que la impaciencia es uno de los grandes obstáculos para el aprendizaje espiritual.


El renunciante y el diamante

 Hay lecciones e historias que nos hacen dar cuenta de estados de ánimo o de actitudes que pueden ser beneficiosas e incluso liberadoras en nuestras vidas. Creo que ésta puede ser una de ellas. Claro ejemplo de desprendimiento, renuncia y amor, lo tenemos en Vicente Ferrer. Esta historia la dedico en su memoria y a mi extraordinaria vivencia con él.

 Un sanyasin o renunciante había llegado a las afueras de una aldea y después de un largo día, de tanto caminar, se tumbó bajo un árbol dispuesto a pasar la noche. De pronto, un habitante de la aldea, de forma inesperada se acercó corriendo hasta él, diciéndole: "¡ La piedra! ¡La piedra1 ¡Dame la piedra preciosa1

El sanyasin asombrado le pregunta: ¿qué piedra?

"La otra noche se me apareció en sueños el Señor Siva, - dijo el aldeano - y me aseguró que si venía al anochecer a las afueras de la aldea, encontraría a un renunciante que me daría una piedra preciosa y que me haría rico para siempre."

 El sanyasin pacientemente empezó a rebuscar en su bolsa y de ella extrajo una piedra. "Probablemente, se refería a ésta", dijo mientras entregaba la piedra al nervioso aldeano. "La encontré en un sendera del bosque hace unos días. Por supuesto que puedes quedarte con ella".

 El hombre se quedó mirando a la piedra extasiado. ¡Era un diamante! Tal vez de los más grandes y valiosos del mundo, puesto que tenía el tamaño de la mano de un hombre.

 Tomó el diamante y con gran regocijo se marchó. Al llegar a su casa empezó a hacer planes de futuro con el valor que el diamante tenía. A media noche, incapaz de dormir, empezó a dar vueltas en su cama, pensando y reflexionando.

 Al día siguiente, nada más amanecer, corrió presuroso a despertar al sanyasin y le dijo:

 "Dame la riqueza que te permite desprenderte con tanta facilidad de este diamante".


Mente y percepción errónea

El cerebro nos engaña

En el campo de la neurociencia se sabe muy bien que el cerebro nos engaña. Creemos percibir una realidad determinada, la cual suele ser ficticia.

 Había un perro callejero  que solía ir de un lugar a otro, de aquí para allá, vagabundeando. En una ocasión, penetró en un palacio cuyas paredes estaban recubiertas de espejos. El perro, entró corriendo en una de estas estancias y al instante vió como numerosos perros corrían hacia él desde distintas direcciones.

Aterrado, se volvió hacia la derecha tratando de huir y, entonces comprobó que también había gran número de perros en esa dirección. Se movió hacia la izquierda y le ocurrió lo mismo.

 En esta situación, el perro ladraba incesantemente tratando de huir despavorido al sentirse perseguido por innumerables perros amenazantes y furiosos que se le acercaban y le rodeaban. Miró en todas las direcciones y  contempló que no tenía escapatoria.

 En ese momento, el terror paralizó su corazón y murió víctima de la angustia y el miedo.

Así suele ocurrirnos al identificarnos con lo que creemos ser, y esta percepcion errónea nos sume en la ignorancia y no nos deja ver la realidad tal y como es.


Los tres magos

Estrellas y camino hacia el cielo

En Oriente, desde hace milenios, se dice que donde cae una estrella, y por el camino inverso al dibujado por esa caída un hombre puede subir al cielo. Claro que, como es tan difícil hallar el lugar del impacto, y los desiertos son ardientes y los páramos fríos y las montañas donde llueven meteoros, duras e inhóspitas, pocos son los seguidores de estrellas.Para ser un buen buscador de estrellas caídas se necesitan tres cualidades: confiar en la eternidad y desconfiar del tiempo, considerar que cualquiera es nuestro mejor compañero de ruta y, por fin, amar cada rincón geográfico como si ya hubiesen caído en él múltiples estrellas.

Los tres magos y el niño

 Los tres magos se pusieron en camino desde sitios diferentes porque creyeron ver, en el cielo invernal, lo que parecía ser el rostro de un niño misterioso. Al encontrarse en el oasis que llaman Palmeras Despiertas e inercambiar informaciones, comprendieron que cada uno de ellos había visto sólo un fragmento de ese rostro. Uno de los magos creyó distinguir sus orejas, capaces, dijo, de oír la fuga de los cometas y el suspiro de las auroras; otro comentó que lo que más le había impresionado era el esbozo de su boca, cuyas comisuras flexionaban los horizontes. Cuando el tercero dijo que en su vaga frente había notado, concentrada, la suave paz que hace girar a los planetas, los magos sonrieron conmovidos. Ninguna tormenta de arena, helada nocturna o distracción humana interrumpió su viaje en pos de la visión, pues los tres poseían las mencionadas cualidades en grado sumo. A veces, para distraerse, se contaban historias de estrellas caídas en sus respectivos países, por cuyos trazos celestes héroes y heroínas habían subido al cielo; confesándose, al mismo tiempo, que nadie había visto nunca antes el rostro del niño que ellos tres creían haber identificado.

Oro, mirra e incienso

 En sus alforjas llevaban oro, mirra e incienso. El primero para dar testimonio de la luz del sol; la mirra para que todas las resinas de la tierra se vieran representadas en su dádiva, y el incienso a fin de que, despertado su humo, la serenidad de su aroma tranquilizara cuantas más narices mejor. Lo curioso es que los tres magos llevaban la misma cantidad de incienso, mirra y oro envuelta en saquitos de piel de antílope. También portaban en sus largos cántaros oscuros, agua potable del manantial llamado Memoria de la Memoria, cuyos sorbos les permitían revivir su propia infancia en tragos tan breves como deleitables. Ese simplel hecho les impedía saber a ciencia cierta si hacía días, meses, años o décadas que estaban en marcha.

La estrella, el niño y los magos

 Dejaron el valle pelado como un cuero de cabra salvaje vuelto del revés y ascendieron las montañas ocres sobre las cuales, la noche previa, y en el cielo, el rostro infantil se les mostró por fin desde todos sus ángulos. Campesinos y artesanos los vieron entrar al  pueblo de casas blancas y chamizos verdes y grises con la boca abierta. Tostados por el sol, vistiendo ropas exóticas y cabalgando altísimos camellos, los magos se acercaron a la cueva presentida. Sabía que cuando una estrella toca, en su caída, la tierra se abre generosa para recibirla. Era blanca por fuera y por dentro, y en su olor de establo se confundían efluvios de animales y humanos. La estrella estaba caliente aún, como un chispeante pan de luz que hubiese surgido del horno de los cielos. Todo el mundo la miraba sin comprender pero adoraba en ella el brillo de su milagro.

 Todo el mundo se templaba al amparo de su música, pero nadie conocía aún la intención de su melodía. Sólo los magos sabían que era el niño. Sólo el rostro del niño, en el cielo, sabía que era la cabeza de una nueva estrella cuyo cuerpo eran los seres que participaban de su irradiación

 


Historia de los tres cráneos

Historia de los tres cráneos

A lo largo de mi estancia con distintos maestros, he escuchado de ellos numerosas historias que proyectan mensajes con un contenido que nos puede hacer reflexionar.

 En un antiguo reino de la India, el rey había oído hablar de tres cráneos  acerca de los que los más afamados científicos solían discutir, tratando de ponerse de acuerdo, a fin de saber cual de ellos era el mejor.

 Como esta discusión ya llevaba tiempo produciéndose, el rey decidió reunir a los científicos para que investigaran las características de los tres cráneos, queriendo conocer cual de ellos era el más importante y, que razones de todo ello iba a recibir de la comunidad científica.

 El rey decidió concederles diez días de plazo para que estudiaran en profundidad las características de los cráneos ya que de no ser así, haría llegar científicos de otros reinos para deshonra de aquellos que habitaban en el suyo.

 El día acordado por el monarca llegó, así que en el salón real, el rey rodeado por sus ministros aguardaba el veredicto de los mejores científicos de su reino.

 Los tres cráneos colocados en urnas de cristal en el centro del salón, estaban expuestos para ser examinados atentamente. Los científicos habían nombrado un portavoz que era el encargado de dar las explicaciones pertinentes con respecto a las características y peculiaridades de los cráneos.

 Cogiendo el primer cráneo en sus manos, el científico encargado de dar a conocer sus características dijo: "Majestad, este cráneo que sujeto en mis manos al cual le introduzco este alambre a la altura de su oído y los saco por el otro oído, sabed que es el peor de los tres".

 Tomando el segundo cráneo en sus manos, el portavoz dijo: "Sabed majestad, que este otro cráneo, en el que introduzco el alambre a la altura de su oído y lo retiro a la altura de su boca, éste de los tres es el segundo en importancia."

 Ya con el tercer cráneo mostrándolo al rey, el portavoz sentenció: "Majestad, sin ningún género de dudas, estamos en disposición de afirmar, que este cráneo en el cual introduzco el alambre a la altura de su oído y lo retiro en el lugar que corresponde a la altura del corazón, es el mejor de los tres.

 Y esto es en realidad lo que ocurre. Hay personas que oyen hablar de asuntos altamente interesantes y poco caso o ninguno hacen, así que todo les entra por un oído y le sale por el otro; este es pues el peor de los cráneos.

 Hay quienes oyen hablar de contenidos interesantes, los escuchan y hablan de ellos. Es lo que corresponde al cráneo intermedio, que al menos prestan cierta atención y hablan sobre los temas escuchados.

 Y el mejor de los cráneos corresponde a aquellos que escuchan con plena atención, valorando las enseñanzas, entran éstas por el oído y les llegan a lo profundo de su corazón, pues es aquí donde anidan, producen satisfacción y ayudan al entendimiento de la existencia mostrando el camino hacia la libertad.

 Intentemos pues pertenecer al mejor de los cráneos.

 


Neurociencia, Yoga e historia

Cerebro y Vedanta

Escucho una interesante conferencia impartida por mi buen amigo el neurocientífico, Francisco Rubia sobre "El cerebro nos engaña" en la que da a entender la irrealidad del mundo que percibimos a través de los sentidos, - incluso menciona el término maya o ilusión - y tengo en estos momentos la sensación de estar asistiendo a una exposición de la filosofía vedanta, desde lo más puntero de la ciencia.

 Recomiendo su libro titulado precisamente "El cerebro nos engaña" y asimismo otra obra, "La conexión divina", en la que relaciona el misticismo y estados alterados de conciencia con distintas funciones del cerebro.

 Adentrándonos en una dimensión profunda de la conciencia y sin entrar en especulaciones filosóficas, psicológicas, teológicas o neurocientíficas, relato una historia que nos acerca a entender desde otra perspectiva un estado de yoga o unión.

 La muñeca de sal

Una muñeca de sal recorrió miles de kilómetros de tierra firme, hasta que por fin llegó al mar. Al ver la inmensidad del océano, algo totalmente distinto a cuanto había visto hasta entonces, se sintió fascinada.

¿Quién eres tú?, le preguntó al mar la muñeca de sal.

Con una sonrisa, el mar respondió: "Entra y compruébalo por ti misma"

Ante esta invitación, la muñeca se metió en el mar y sin darse cuenta, a medida que se adentraba en él, iba disolviéndose, hasta que apenas quedó nada de ella.

Antes de disolverse por completo, la muñeca exclamó asombrada:

"¡Ahora ya sé quién soy!"


Historia, hasta el Raja Yoga

En lo que a la historia del Yoga se refiere, hay que considerar ante todo que cada día hay mayores especialistas en su estudio y desde el punto de vista de la lingúistíca, filología y arqueología van surgiendo datos y fechas más fiables de esta cultura milenaria de la India.

 Afortunadamente, en la actualidad las universidades más importantes en todo el mundo tiene su departamento de Estudios Asiáticos o de Indología que gozan de un exrtraorinario prestigio, así como indólogos de reconocimiento internacional.

Valle del Indo

 A fin de no realizar un exposición farragosa, comenzaré mencionando la importancia que se le da a la Civilización del Valle del Indo, lugar situado en el noroeste de la India y Pakistán y que se puede datar entre el año 3000 al 1500 antes de nuestra era. Hay especialistas que sitúan los orígenes del yoga en este valle al hacer mención a una serie de figurines o sellos donde aparecen representaciones de figuras sentadas en una clara postura de yoga. La figura más famosa, es la que aparece sentada con los brazos extendidos y descansando sobre las rodillas en una postura clásica meditativa.

Yoga en los Upanisads

 Existen evidencias, que ya había ascetas o renunciantes yóguicos en la época védica temprana, pero es cuando se produce  la especulación filosófica más fértil y alejada del ritualismo védico y, me refiero a la aparición de los Upanisads, que aparecen prácticas que se relacionan claramente con el yoga.

 En los Upanisads se ve reflejado un cambio radical con respecto a los rituales, los cuales se ven reemplazados por un discurso filosófico y místico buscando una realidad última, contenida en todo que denominan Brahman. Por lo tanto, se trata de encontrar y experimentar una Verdad permanente que deje de lado el ciclo de muertes y nacimientos llamado Samsara.

 Los Upanisads forman técnicamente lo que podemos denominar jñana o comprensión del Absoluto y, en ellos podemos observar referencias a un método para alcanzar esa Realidad llamado Yoga o Unión. Utilizando las palabras de S. Dasgupta, "El paso del brahmanismo a los Upanisads en la India,  es probablemente  el más destacado de los acontecimientos en la filosofía del pensamiento". Ya aparecen en los Upanisads tempranos la explicación del jñaña yoga en cuanto a la búsuqueda de Moksa o liberación y, el término karma como acción y reacción, así como samsara.  o rueda de nacimientos a los que se está atado.

Tanto el Brihadaranyaka Upanisad como el Chandogya, contienen elementos de estas características que se convierten en la esencia de la filosofía hindú. Quizá la primera mención del término "yoga"  como un tipo de práctica espiritual  en la literatura religiosa india surja en el Taittiriya Upanisad en el que se presenta la doctrina de las cinco envolturas o koshas de las que el individuo está configurado.

También en el Katha Upanisad, se comenta,  " cuando el control de los sentidos es fijado, eso es Yoga, y de esta manera uno está libre de toda distracción....."Asimismo, el Svetasvatara Upanisad, (ll.8-15) expresa claramente aspectos del yoga.

 Es destacable la mención del Maitri Upanisad  porque recoge una exposición más extensa y específica sobre el yoga al hacer referencia a seis angas o pasos de yoga que posteriormente se ven reflejados en los famoso Raja Yoga de Patanjali.

 Aunque los Upanisads forman la parte última de los Vedas y se les denomina filosfía Vedanta, indico también que existen los llamados Yoga Upanisads que promulgan un tipo de Yoga de naturaleza vedántica y que pertenecen a una época después de Patanjali.

Yoga en el Mahabharata y Bhagavad Gita

En este gran épico están contenidas innumerables referencias a prácticas relacionadas con el sistema de yoga, como por ejemplo cuando el yoga lo definen como ekagrata o concentración y pranayama, control de la respiración, ambos métodos destacados en los aforismos de Patanjali que aparecen en fechas muy posteriores.

 El Bhavagad Gita,- hacia el siglo lV a.e.c - contenido en el Mahabharata, es sin duda el libro de enseñanza sobre el yoga  más apreciado y extendido, y en sus dieciocho capítulos se vierte el profundo conocimiento contenido en los diferentes Yogas. Bhakti Yoga, o yoga de la devoción, Karma Yoga, el de la acción desinteresada, Jñana yoga, el del conocimiento y Raja yoga o control mental. Es una joya de las espiritualidad en la que las enseñanzas de Krishna a su discípulo Arjuna, reflejan las dudas que existen en nuestra mente y como los diferentes sistemas de yoga son el acercamiento hacia una experiencia final o de liberación de acuerdo a la filosofía hindú.

Yoga y Sankhya

El Sankhya está ligado al yoga y de alguna manera le proporciona la infraestructura metafísica y le hace indispensable para la comprensión del yoga,  ya que los tértimoso Purusa y Prakriti provienen del Sankhya. Aún cuando el Yoga y el Sankhya comparten la misma metafísica y la meta en común de liberar al Purusa de su encapsulamiento, sus métodos difieren. Sankhya se ocupa del sendero del razonaiento para alcanzar la liberación y, siendo su significado "enumeración" o bien "contar" debido al enfoque sobre los veinticuatro elementos que consituyen Prakriti o la materia. mientras que el Yoga clásico se fundamenta más en el sendero de la meditación y conocimiento de la mente.

Raja Yoga

 Para situar el Raja Yoga o yoga clásico, hay que comenzar considerando las dificultades en situar las fechas de su aparición. Los estudiosos disienten y no hay acuerdo, sin embargo, se determina que pueden haberse escrito entre el siglo ll a.e.c. y el siglo V d.e.c.

 Los Yoga Sutras o Aforismos, se le atribuyen a Patanjali, - figura nada clara- como compilador. El término sutra era el estilo de escritura utilizado por las escuelas filosóficas de la antigua India (así existen los Vedanta Sutras, Nyana Sutras, etc.)

 La palabra sutra viene a significar hilo y, esencialmente se refiere a una afirmación o enseñanza,  en la cual el mayor número de información se encuentra en el menor número de palabras. Los sistema de conocimiento han sido transmitidos oralmente y de esta forma, toda materia del saber,  era contenida brevemente para facilitar su memorización.

 El Raja Yoga o aforismos de Patanjali, están compuestor por 195 sutras los cuales son a veces cripticos, difíciles de descifrar, esotéricos, incomprensibles y que requieren comentarios y explicaciones por maestros conocederos del tema.

 Al Raja Yoga se le conoce por distintos nombres, tales como Ashtanga Yoga, Kriya Yoga, Yoga Darsana, Patanjali Yoga, Yoga Sutras, Aforismos de Patanjali y otras definiciones, todas ellas refiriéndose al Yoga Clásico.

 Este sistema de Yoga se divide en cuatro capítulos:

1   Samadhi Pada, quue consiste de 51 versos

2   Sadhana Pada, que consiste de 55 versos

3   Vibhuti Pada, 55 versos

4   Kaivalya Pada, 34 versos

  Los aforismos o sutras, es imposible llegar a entenderlos, si no se establecen explicaciones o comentarios (bhasyas), sobre los mismos.

 Establezco aquí los dos primeros aforismos a fin de dar una idea de su construcción:

 1:1 atha yoganusasanam - ahora comienzan las enseñanzas del yoga -

 1:2 yogas¨citta-vriti-nirodhah  - Yoga es la cesación de las fluctuaciones de la mente -

 Tradicionalmente hay comentaristas o bhasyas que van desde Vyasa (hacia el siglo (lV), hasta yoguis contemporáneos.

 Bien sabido es hoy en día por otro lado, que el Raja Yoga contiene esos ocho procesos fundamentales a los que todo el mundo hace referencia:

Yama (códigos sociales), Niyama (observancias personales), ASANA (asiento, postura), Pranayama (control del prana), Prathyahara (introspección de los sentidos), Dharana (concentración), Dhyana (meditación), Samadhi (supraconciencia).

  A partir del Raja Yoga, son muchos los sistemas de yoga que se extienden de acuerdo con grupos, movimientos, sadhus y que tienen gran influiencia en la cultura del desarrollo espirirtual en la India. En occidente sabemos de la alquimia o transformación por medio del Hatha Yoga y sus múltipes técnicas, y al deciri de los expertos son el complemento ideal para el Raja Yoga.

 Muchas miles de páginas son necesarias para escribir la historia extensa del Yoga, pero valga en este caso esta breve introducción.

   "El Yoga nos enseña a escuchar el silencio interno"  

 

 

 

 


la feria mundial de las religiones

Antony MelloComo antesala o preámbulo a un artículo que he escrito y que titulo "El privilegio de Dios", y que pronto aquí aparecerá, quiero contar una historia que pertenece al sacerdote jesuita de origen hindú, Anthony de Mello, (1931-1987) y tomada de su libro "El canto del pájaro".

"Mi amigo y yo fuimos a la feria. La Feria Mundial de las Religiones. No era una feria comercial. Era una feria de la religión. Pero la competencia era tan feroz y la propaganda igual de estruedosa.
  En el stand judío, nos dieron unos folletos en los que se decía que Dios se compadecía de todos y que los judíos eran su pueblo elegido. Los judíos. Ningún otro pueblo era tan escogido como el pueblo judío. 
  En el stand musulmán, supimos que Dios era misericordioso con todos y que Mahoma era su único profeta. Que la salvación se obtiene escuchando al único profeta de Dios.
  En el stand cristiano, descubrimos que Dios es Amor y que no hay salvación fuera de la Iglesia. O se entra en la iglesia o se corre el peligro de la condenación eterna.
  Al salir pregunté a mi amigo, "¿qué piensas de Dios?. "Que es intolerante, fanático y cruel", me respondió.
 Cuando llegué a casa le dije a Dios, "¿Cómo soportas estas cosas, Señor? ¿No ves que han estado usando mal tu nombre durante siglos?
  Y me dijo Dios "YO NO HE ORGANIZADO LA FERIA. INCLUSO ME HABRÍA DADO VERGÚENZA VISITARLA"

El invitado

El invitado

Gozaba de una gran consideraicón por tener un carácter sereno y compasivo. Una familia muy rica había oído hablar de él y deseaba conocerlo ya que su fama era amplia y, por lo tanto querían de alguna manera "lucirlo" ante sus invitados.

Esa familia, se puso en contacto con él y le invitaron a una importante comida. El hombre llegó modestamente vestido y enseguida se dió cuenta de que los presentes evitaban saludarlo o de que incluso los criados le servían con desgana.

Abandonó unos minutos la casa y volvió ataviado con una elegante e impresionante túnica. Los dueños e invitados de la casa lo saludaron muy efusivamente y los criados le servían con el mayor de los esmeros. LLegó el momento de pasar al comedor para celebrar la comida. Le dijeron al hombre qué asiento le correspondía. Se despojó de la túnica, la cual le confería autoridad y con descaro la arrojó sobre la silla.

-¿Por qué hace eso? - le preguntaron todos estupefactos

- Ha sido mi túnica y no yo la que ha recibido vuestro respeto y consideración. Que se quede ella a comer con vosotros.

Y sosegado y sonriente, abandonó la casa con una gran alegría interior.

Si reflexionamos, nos daremos cuenta que solemos poner la atención en lo banal y no lo importante.


El inteligente contrabandista

Usando la inteligencia

Las historias refllejan un conocimiento que nos es trasladado con mayor facilidad y comprensión.

"Todos desconfiaban de él y lo consideraban una persona inteligente y que utilizaba sus recursos parppa vivir del contrabando: sin embargo, nadie había conseguido descubrirlo y mucho menos demostrarlo.

 Con frecuencia se dedicaba a cruzar la frontera entre la India y Pakistán montado en sy burro, y los guardias fronterizos, aunque sospechaban que se dedicaba a contrabandear, no conseguían obtener prueba alguna de ello.

Transcurrieron los años y el cntrabandista, ya entrado en edad, se retiró a vivr apaciblemente en un pueblecitoo de la India. Un buen día, uno de los guardias - también retirado - que vivía en otro pueblo cercano, coincidió con el contrabandista en el b ar del pueblo y le dijo:

 Como bien sabes, ya estás retirado y tú también. Quiero pedirte un favor. Dime ahora, amigo mío, ¿a qué tipo de contrabando te dedicabas?

 Y el hombre, con una beatífica sonrisa repuso:

- Burros -

Dicen los maestros, que en tanto el ser humano no aprenda a discernir, no logrará ver la realidad tal y como es, viviendo en el engaño y confusión de su ignorancia


La atención

El recluso

Las historias nos suelen acerca a mensajes que de esta manera pueden ser comprendicos.  En esta, el énfasis se pone en la atención.

 Un recluso iba a ser trasladado a otra prisión, distinta a la que se encontraba, pero para ello tenía que atravesar toda la ciudad. Era tan peligroso que solían someterle a duras pruebas, así que en esta ocasión le colocaron un cuenco de aceite lleno hasta el borde sobre su cabeza y le previnieron:

Un verdugo caminará justo detrás de ti llevando en la mano una afilada espada. En el momento en que derrames una gota de aceite, te rebanará la cabeza..

 Teniendo en cuenta todo esto, el recluso comenzó a caminar con el verdugo pisándole los talones. Cuando había llegado al centro de la ciudad, se le acercó un grupo de bellas bailarinas que se dirigían a un local cercano con el fin de representar sus danzas. Ellas gritaban alborozadas , pero  el recluso para no encontrar la muerte, ni siquiera ladeó la cabeza un centímetro.

Gracias a su atención y a no perder la concentración, pudo salvar su vida.

La atención tiene un gran poder y si la cultivamos, nuestro nivel de conciencia puede ser elevado.


Enseñanza Zen

A veces no sabemos adonde vamos

A fin de aprender, es importante ser humildes y darnos cuenta, que en realidad es poco lo que sabemos y mucho lo que  desconocemos. Hay una hermosa historia contada por Seung Sahn,(1927-2004) maestro zen coreano, precursor de la enseñanza "Don´t know mind" "(No sé), que recrea este aspecto:

 Cuenta la historia de un rabino en Rusia, que hacia principios del siglo pasado, iba caminando por la plaza principal de un pueblecito, dirigièndose a realizar sus oraciones diarias, y se encontró con el jefe de la policía local, quién tenía una personalidad malhumorada. Dirigiéndose al rabino, le preguntó." ¿Adonde vas"?, a lo que el rabino contestó: "No lo sé...." El policía con cierto tono de enfado,  le dice, "¿que quieres decir con no lo sé?." Durante veinte años has estado cruzando esta plaza para orar en el tabernáculo, y estás tratando de decirme que no sabes hacia donde vas?". El jefe de la policía estaba tan enojado, que sujetando con fuerza al rabino se lo llevó en volandas al calabozo. Cuando estaba empujándolo para introducirlo en la celda, el rabino dijo: Los ves, uno no lo sabe!


Historia del padre, el hijo y el burro

El padre, el niño y el burro

Las historias ilustran claramente realidades de lo cotidiano y nos hacen reflexionar y entender, que aquello en ellas contenido, encierran un conocimiento que nos hace despertar y darnos cuenta de las lecciones que nos enseñan.

 Los seres humanos tendemos a juzgar, criticar y a estar en casi permanente desacuerdo con los demás: quizás seas una característica de nuestra estructura cerebral y mentral, al estar instalados en un yo, difícil de desembarazarse de sí mismo y allegarse a conocer y simpatizar con los otros.

 Un padre acompañado de su hijo de corta edad y su burro, tenían que cruzar semanalmente la plaza principal de un pueblo para dirigirse a realizar unos trabajos en una aldea un tanto distante. Un buen día, el niño iba montado en el burro y el padre caminando cerca del mismo pasaban por la plaza del pueblo, un tanto concurrida de vecinos, - como era habitual -, que miraban con curiosidad la escena que se presentaba ante sus ojos. Una vez rebasada la plaza principal, los vecinos comenzaron a criticar ácidamente: "Será posible? ¡el niño, fuerte y robusto sobre el burro, y el pobre padre un tanto mayor y achacoso caminando! ¡ Qué poca verguenza!

 Habiendo llegado estos comentarios a oídos de este hombre, la siguiente semana, era él mismo el que iba sobre el burro y el niño caminando, azuzando al animal. Los vecinos del pueblo al ver esto, arremetieron con sus críticas hacia el padre: "Qué poca verguenza! ¡ el pobre crio caminando y él tan contento sobre el burro! ¡qué padre más despiadado!

 Con el fin de no recibir tantas críticas, a la semana siguiente, pasan delante de los vecinos del pueblo, tanto el padre como el hijo montados en el burro; al ver esto, aquellos que estaban sentados en la plaza muestran abiertamente sus críticas: "Cómo es posible que tengan tan poca consideración por el animal.¡los dos, sentado tranquilamente y el pobre animal, derrengado, llevándolos sobre su lomo!"

 Al pasar el tiempo, y tener una vez más que pasar por el pueblo, y evitar de una vez por todas, todo tipo de crítica, el padre y el hijo van caminando, llevando al burro atado con una cuerda. Al ver esto, los vecinos del pueblo, no pueden dejar de exclamar: "¡ Serán estúpidos!, para qué quieren el burro, los dos caminando y el burro moviéndose a sus anchas; qué poco cerebro tienen!"

 Es imposible satisfacer a todos en todo momento. Lo importante es saber tomar decisiones sabias sin estar pendientes del que dirán.