Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "juicios" RSS icon


¿Te crees todo lo que lees?

¿Cuan ingenuos somos?

¿Eres ingenuo por naturaleza? ¿Te crees lo que se dice en la tele, en los periódicos, o incluso en los blogs? ¿O eres crítico por naturaleza? Todas nuestras mentes parecen tener la misma primera reacción: ¿Esto qué es?

Descartes

DescartesRené Descartes creía que el entendimiento y la creencia son procesos separados. Argumentaba que la gente primero presta atención y toma cierta información, entonces deciden si creen o no en ello. El punto de vista de Descartes parece ser correcto o por lo menos parece ser la forma en que nos gustaría funcionar.

La Psicología de Spinoza

Baruch Spinoza creía algo bastante diferente. El afirmaba que nos creemos toda la nueva información. Pensaba que podíamos cambiar nuestras apreciaciones, pero ya que nos demanda mas esfuerzo investigar y criticar la información simplemente nos la creemos hasta que se demuestra que no es cierta.
La visión de Spinoza no es atractiva ya que sugiere que tenemos que gastar nuestras energías en buscar las falsedades, ya sea escrita o contada, TV, Internet ó cualquier otro medio.

Investigation

Daniel Gilbert y sus colegas comprobaron estas dos teorías con una serie de experimentos para determinar como tratamos la nueva información (Gilbert et al., 1993). En su experimento los participantes leían declaraciones sobre dos robos y luego sentenciaban a los ladrones. Algunas de las declaraciones hacían parecer que el crimen era peor, e.g.: el ladrón tenía una pistola, o podían reducir el tono, el ladrón tenia que alimentar a sus hijos hambrientos. Pero solo algunas de las declaraciones eran ciertas. Se les decía que todas las declaraciones verdaderas estarían en letras de color verde mientras que las falsas serian en rojo. Durante el experimento la mitad de los participantes fueron distraídos mientras leían las declaraciones falsas pero no la otra mitad.
Si Spinoza estaba en lo cierto entonces los que habían sido distraídos mientras leían las declaraciones falsas no habrían tenido tiempo de discernir que las declaraciones estaban escritas en rojo por lo que eran mentira e influenciaría en el veredicto final al procesado. Si Descartes estaba en lo cierto la distracción no tendría efecto ya que no habrían tenido tiempo de creer o no y no influenciaría en sus sentencias.

¿Qué descubrimos?

Cuando la declaración falsa hacia aparecer que el crimen era peor, los participantes que habían sido interrumpidos sentenciaban al criminal casi al doble de tiempo en la cárcel, 11 años en vez de 6, El grupo sin interrupciones pudo eliminar las declaraciones falsas. Consecuentemente sus veredictos no tenían diferencias significativas si las declaraciones falsas se orientaban para hacer parecer el caso más o menos serio.
Es decir, solo cuando tenían tiempo de pensar podían comportarse como esperamos que se hace ante una declaración falsa. Sin embargo, sin tiempo suficiente, la gente se creía lo que leía. Gilbert y sus colegas concluyeron que Spinoza estaba en lo cierto. El creer no es un proceso en dos fases. Comprender es creer, tu asumes la nueva información como cierta hasta que haces uso de tus capacidades de critica para cambiar tu mente. De esta forma es más sencillo ser crédulos que incrédulos

Primero Creemos

El estudio de Gilbert explica en parte algunos otros comportamientos de la gente:
•    Predisposición a la atribución: Presuponemos que el comportamiento de una persona refleja su personalidad, cuando en realidad lo único que refleja es la situación.
•    Predisposición a la veracidad: Generalmente asumimos que los demás están diciendo la verdad, incluso si y mientras están mintiendo.
•    El efecto de persuasión: La distracción incrementa la capacidad persuasiva del mensaje.
•    Predisposición a la ratificación de la hipótesis: Cuando se comprueba una teoría tendemos a buscar información que la confirme más que la que pueda probar que es errónea.
La máxima de Spinoza: comprender es creer, podría explicar algunas de estas predisposiciones como resultado de una tendencia a creer primero y hacer preguntas después. Tomemos la predisposición a la atribución, cuando conoces a alguien que parece nervioso, probablemente asumas que posee una personalidad nerviosa. Parece ser una inferencia obvia a realizar. Y sin embargo podría ser que estuviera afectado por una información delicada respecto a salud u algo similar
Gilbert conviene en decir que todo esto parecen ser malas noticias. Si la gente cree todo lo que ve y oye, hemos de ser más cuidadosos en el momento de comunicar información.

Los Beneficios de la Predisposición de Spinoza

SpinozaDemasiado cinismo tampoco es bueno. Entonces solo creerías en lo que posea unas claras evidencias. Todo lo demás estaría en una especie de limbo hasta que fuera investigado. Si tuviéramos que ir comprobando constantemente todas nuestras creencias, nunca tendríamos nada hecho y posiblemente perderíamos un montón de buenas oportunidades.
Si sigues el modelo de Spinoza, puedes creer en las nuevas informaciones desde una perspectiva heurística que induzca a investigar con posterioridad la información sospechosa. Si, frecuentemente creerás cosas que no son ciertas, pero es mejor creer demás y ser engañado de vez en cuando, que ser demasiado cínico y perder tantas cosas que son reales y verdaderas.
Quizás esté siendo ingenuo. Quizás todos somos demasiado ingenuos y demasiado perezosos para utilizar la capacidad crítica de nuestras mentes. ¿Qué pensáis?


Las Cajas Negras de nuestras mentes

Incluso para nosotros mismos

Caja NegraLas historias que contamos acerca de nuestros procesos mentales poseen una lógica atractiva pero, con más frecuencia de lo que se piensa, son fatalmente falibles.
Todos tenemos nuestras propias teorías de cómo trabajan nuestras mentes. Desafortunadamente las evidencias basadas en la psicología demuestran que esas teorías casi siempre son erróneas Las diferencias entre como pensamos que trabaja nuestra mente y como realmente lo hace pueden ser bastante sorprendentes, especialmente cuando tratamos de juzgar a otros. Lo que pensamos que son factores importantes para los demás frecuentemente no lo son, mientras que lo que consideramos irrelevante puede ser el origen de todas las diferencias.

Estudio de la Psicología Social

En sus estudios, que ya son un clásico, Nisbett and Bellows (1977) pidieron a 128 mujeres que evaluaran si una mujer llamada Jill podría ajustarse a las necesidades de un trabajo a desarrollar en un centro destinado al control de crisis. ’Jill’ era una persona ficticia creada por los investigadores, definida en tres paginas de información: la trascripción de una entrevista, respuestas a un cuestionario, y una carta de recomendación
La información presentada a las mujeres sobre ‘Jill’ era la misma excepto en 5 factores cruciales que se cambiaban entre las participantes. Se les decía:

  • Jill es atractiva ó no se les decía nada de su apariencia
  • Las calificaciones académicas de Jill eran buenas ó no se mencionaban sus estudios
  • Jill tubo un accidente de coche ó no
  • Jill derramo el café en la mesa de su entrevistador ó no
  • Jill chocaría con otros sujetos femeninos con facilidad ó no

Esto quería decir que cada mujer veía una combinación diferente de aspectos en el perfil de ‘Jill’. Entonces se las pedía que la evaluaran en cuanto a:

  • Simpatía que tendría por los demás,
  • Gustaría al resto de las mujeres,
  • La flexibilidad que tendría ante la solución de problemas,
  • Nivel de inteligencia que poseía.

Entonces se le pedía a las mujeres que evaluaran del 1 al 7 cuanto influenciaba en ellas los aspectos mencionados a la hora de su evaluación. Los experimentadores querían ver si los juicios de las mujeres estaban controlados por factores que ellas consideraban que les influenciarían. En otras palabras, ¿conoce la gente como funciona su propia mente?

Juicio muy Pobre

Las participantes del estudio demostraron tener una capacidad extremadamente pobre a la hora de predecir los grados de simpatía,  flexibilidad y afabilidad y los efectos de cada uno de sus juicios. Por ejemplo, las mujeres que pensaron que Jill era guapa suponían que seria mas simpática a los demás. Pero sin embargo era el resultado opuesto; si Jill era descrita como guapa las mujeres pensaron que otras la encontrarían menos simpática.
Pensaron que el accidente de coche haría a Jill más afable, pero la hacia menos. Pensaron que el derramar el café la haría parecer menos flexible a la hora de solventar problemas; pero aquellas mismas mujeres la calificaron como más flexible y así sucesivamente.

Lo interesante

Todas las mujeres se confundieron en el mismo grado. Todas posiblemente usaron unas teorías similares de cómo trabaja la mente ‘sentido común’, y en su mayoría eran erróneas. Los resultados sugerían que la mayoría de nosotros tenemos ‘teorías’ similares sobre como funciona la mente en base a nuestra cultura o al ‘sentido común’. En la única área en que las mujeres fueron precisas fue en la inteligencia. Las mujeres pensaron que podían confiar en las calificaciones académicas a la hora de juzgar la inteligencia de Jill y ahí si podían.

Las debilidades de la introspección

Este estudio demuestra lo pobre que es nuestra capacidad de comprender que es lo que afectará a nuestros juicios sobre la personalidad de otros. La gente puede saber lo que les gusta, pero normalmente no saben el porqué. Resultados similares se repiten en otros estudios mostrando nuestra incapacidad para comprender por quien nos sentimos atraídos, como solventamos los problemas y de donde vienen nuestras ideas.
Estos resultados son un reto real a los psicólogos como yo. La decisiones más importantes de nuestras vidas, como elegir como gastamos nuestro tiempo y con quien lo pasamos, son un reto. Las teorías en las que creemos sobre nosotros mismos son atractivas pero, con más frecuencia de lo que se piensa, son fatalmente falibles.