YC INSTITUTE ®

ES | EN

Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "mensaje" RSS icon


Parábola

Mi buen amigo, el escritor, poeta, ensayista y uno de los grandes expertos de la Kábala, Mario Satz, en una de sus hermosas parábolas de los pájaros cantores - que quiero compartir -, revela la sabiduría que como símbolo, los trinos, gorjeos y su singular cantar, encienden el corazón del hombre:

 Hubo una vez en la India un rey que tenía tres hijos, intrépidos y arrogantes los mayores y tranquilo y cariñoso el menor. Celosos del pequeño, envidiosos de su gracia, los mayores decidieron eliminar al más joven, a quien todos llamaban Kokila, cuclillo, por su bella y suave voz.

Como el padre descubriera lo que maquinaban los grandes contra el menor, éstos se rebelaron y los expulsaron del reino, quedándose con el trono, las tierras, los ríos y los bosques.

 Compasivo, Kokila acompañó a sus progenitores en la larga marcha hacia ninguna parte, consolándoles con una melodía tan tierna, que quienes lo oían le apodaron "el que encanta el corazón". No había tristeza que no les disipara ni esfuerzo que no hiciera por mitigar su dolor. Incluso mendigaba arroz y frutas para ellos.

 Los años trajeron arrugas y se llevaron vientos. El exilio fue un trayecto de pies inquietos y suspiros intermitentes. El tiempo, que todo lo hiere, lastimó de muerte a los padres de Kokila, que expiraron con una diferencia de horas entre sus brazos. Entonces aquel de cuyo cantar decían que fascinaba al corazón, se abrió la cabeza con una espada y los enterró en su propio cerebro. El anciano rey  y la reina se volvieron minúsculos como ocelos de mariposa y vivieron en el recuerdo de su hijo todos los días de su vida, haciendo aletear su memoria por jardines interminables y valles secretos.

 Kokila nunca dejó de cantar, asumiendo a veces forma de un pájaro que dejaba sus huevos en los nidos ajenos y a veces el aspecto de un filósofo errante.

 Al cabo de muchas décadas, sus pasos lo llevaron de regreso al sitio de su nacimiento, donde constató que sus hermanos se habían peleado entre sí y el reino se había desgarrado en dos mitades irreconciliables. Sus ojos, a través de los cuales también veían sus padres, comprobaron con pesar que dividir por celos multiplica las dificultades así como sumar por amor simplifica nuestros actos, y entonces, tras cantar con dulzura un trino desconocido, se alejó de allí diciendo:

 "Reclamar más de lo que nos pertenece es disminuir lo que ya tenemos".


Historia: Vacía tu taza

Las historias contienen enseñanzas de extraordinario valor, nos pueden hacer reflexionar y llegar a conclusiones que pueden ser de gran ayuda en nuestra vida. Me decido a contaros esta historia que espero os agrade:

 Un hombre dedicó años de su vida a la lectura de libros sobre el Yoga y su filosofía. En una ocasión, le hablaron de un gran Maestro y fué a conocerlo con el fin de obtener instrucciones. El guru, le invitó a sentarse a su lado y el hombre comenzó a contarle al maestro todo lo que había leído y comprendido de sus lecturas, comentando que el Yoga es esto, el yoga es aquello y así sucesivamente durante largo tiempo, emitiendo opiniones y juicios de valor.

 Después de escucharle, el maestro sugirió que tomasen una taza de té. El maestro comenzó a servir el té en la taza de este nuevo discípulo. Llenó la taza totalmente y continuó sirviendo más té, el cual  se iba desparramando por la mesa y por el suelo. En un momento dado, el discípulo no pudo contenerse y dijo:" Basta!, la taza ya está más que llena y es imposible que quepa más té!

 El maestro se detuvo y dejó de echar té en la taza y pausadamente dijo: "Al igual que esta taza, tu mente está llena de ideas preconcebidas y de opiniones. ¿Cómo es posible que aprendas algo a no ser que vacíes tu taza?"

 Muchos practicantes de yoga han leído y escuchado tantas teorías que cuando se acercan para aprender y profundizar, es imposible que nada penetre en su mente ya que su "taza" está abarrotada generalmente de nociones equivocadas.

 El que uno se acerque con una taza o mente vacía, no significa no utilizar la inteligencia y ser un seguidor ciego, sino mantener una mente abierta y receptiva, manteniendo cualquier enjuiciamiento, al menos hasta que uno haya experimentado la práctica y enseñanza durante un tiempo.

Shunryu Suzuki Roshi, gran maestro Zen, solía decir, "En la mente de principiante existen muchas posibilidades; en la del experto, muy pocas."

 La mente de principiante es amplia y está abierta, teniendo sed de conocimiento, una taza vacía. Así pues, si hay amplitud de miras y estamos libres de idealizaciones, la mente se hace inquisitiva, receptiva, dispuesta al aprendizaje con discernimiento.

 


Krishnamurti (/)

En Adyar, sede de la Sociedad Teosófica

 En uno de los lugares favoritos en mis visiitas a la India, se encuentra Adyar, no lejos de Madrás o Chennai como ahora se llama. La razón es por la conexión con el admirado Krishnamurti, ya que ese lugar es donde parte de la historia de la Sociedad Teosófica ha tenido gran importancia.

Personajes como Madame Blavatsky, Olcott, Annie Besan, Leadbeater, Lutyens y tantos otros son historia de la pretensión del advenimiento del nuevo Mesías y por ese motivo la S.T o Sociedad Teosófica había sido fundada.

Jiddu Krishnamurti

 Jiddu Krishnamurti nació el 11 de Mayo de 1895 en Madanapalle, pequeña ciudad del sur de la India y falleció el 17 de Febrero de l986 en Ojai. California.

Una vez "descubierto" por Leadbeater como futuro "Mesías",  empezó a recibir un exquisita educación a lo largo de unos años y la Dra Besant por entonces presidenta de la Sociedad Teosófica, con otros miembros, proclamaron a Krishnamurti como el "maestro mundial", cuya aparición ya había sido anunciada por la S.T.

 Con el fin de preparar tal advenimiento, una organización denominada la Orden de la Estrella fué creada, siendo Krishnamurti quien la lideraba.

 Sin embargo, en 1929, Krishnamurti renunció a tal cargo disolviendo la Orden con sus numerosos seguidores, devolviendo el dinero y propiedades que habían sido donadas.

 Quisiera hacer mención a parte de su discurso durante la disolución de la Orden de la Estrella, el cual me parece muy aleccionador.

La verdad es una tierra sin caminos

"Vamos a hablar esta mañana sobre la disolución de la Orden de la Estrella. Para muchos será motivo de alegría y otros se sentirán más bien tristes. Sin embargo no debiera ser causa de regocijo ni de tristeza, puesto que es inevitable como voy a explicar:

Quizá recuerden aquella leyenda en la que el diablo y un amigoo iban pasenado por la calle, cuando de pronto vieron a un hombre que recogía algo del suelo y, después de mirarlo se lo guardaba en el bolsillo.

 El amigo preguntó al diablo:"¿Qué es lo que ha recogido ese hombre?". "Ha recogido un pedazo de la Verdad", contestó el diablo. "Mal asunto para ti entonces", dijo el amigo. "Ah, no, en absoluto - replicó el diablo -; voy a dejar que la organice."

 Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y que no es posible acercarse a ella por ningún sendero, ninguna religión, ninguna secta. Ese es mi punto de vista, y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente.

La Verdad, puesto que es ilimitada, puesto que está libre de condicionamiento, y no es posible acceder a ella por ninguna clase de camino, no se puede organizar, ni tampoco debería formarse ninguna organización para conducir o forzar a la gente a seguir un sendero determinado. Si empiezan por comprender esto, verán hasta que punto es imposible organizar una creencia.

La creencia es una cuestión puramente individual, y no pueden ni deben ustedes organizarla. Si lo hacen, se convierte en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, en una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad entonces se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están  sólo momentáneamente descontentos.....

 Continúa próximamente en el (II)