ES | EN

Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "Iyengar,"RSS icon


El yoga Iyengar no es un estilo, es un sistema ilimitado

Entrevista con Tais

Tais Gil es profesora de yoga Iyengar en nuestra escuela, formada por Ramón Clares en Yoga Center Madrid y diplomada por la AIPYS. Como nos cuenta en nuestra entrevista de hoy, es una apasionada del yoga y, muy especialmente, del Iyengar. Como siempre, cada profesor nos aporta una increíblemente inspiradora experiencia con esta bella disciplina milenaria.

Pregunta.- ¿Cómo conociste el yoga?

Respuesta.- Conocí el yoga a través de un librito que tenía mi padre, siendo yo niña, y me lo leí y me llamó mucho la atención. Luego, en la universidad, me apunté a clases semanales. Entonces aún no se hablaba de “estilos de yoga”.

P.- ¿Conoces otros estilos además del Iyengar? 

R.- Empecé a practicar yoga sin saber que había estilos. Pero en Yoga Center Madrid empecé con Hatha. Luego probé Iyengar en un intensivo de verano y me quedé.

P.- ¿Dirías que el yoga Iyengar representa más tu personalidad? ¿Por qué?

R.- Sí, desde luego, por eso una vez lo conocí ya me quedé. Pienso que representa mi personalidad porque es un estilo “curioso”, que te hace querer saber más, no solo de las posturas y de las técnicas, sino de todas las posibilidades que ofrece. Y creo que la curiosidad es uno de mis rasgos.

Además, soy matemática (Lógica) de formación base y el estilo Iyengar es explorador y cuidadoso, como las matemáticas. Es como un juego de construcciones: tienes unos axiomas firmes y construyes todo un universo a partir de ahí. Muy creativo. Me exige y me retribuye, sorprendiéndome a cada poco. Y siempre correcto. Me chifla; como las matemáticas.

P.- ¿Qué te aporta como practicante el estilo Iyengar? ¿Y a nivel personal, fuera del ámbito del yoga?

R.- Yo disfruto un montón con la práctica de yoga Iyengar y me marca la agenda. Hago algo que disfruto y que me sienta bien. Estoy mejor si hago yoga que si no lo hago; todo lo que invierto me lo devuelve multiplicado.

P.- ¿Cómo describirías el estilo de Iyengar? ¿Cuál es su “personalidad” y qué le caracteriza?

R.- Para mí no es un “estilo”. El yoga Iyengar, tal como me lo ha transmitido Ramón Clares, es un “sistema”, todas sus piezas encajan perfectamente, y funcionan como una maquinaria precisa y bien aceitada. No le falta nada, no le sobra nada; es ilimitado. Nunca puedes decir que lo tienes, solo que lo buscas.

P.- ¿Qué te aporta el Iyengar a ti y qué crees que aportas tú al Iyengar, con tus clases por ejemplo?

R.- Como he dicho antes, me aporta un gran disfrute, físico e intelectual. Yo no aporto nada, como mucho ayudar a otras personas a descubrir algo bello.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesora de yoga? ¿Nos puedes contar un poco cómo comenzaste ese camino?

R.- Me metí en la formación de yoga Iyengar porque las clases que tomaba me habían despertado la curiosidad. Quería saber más y eso que por aquel entonces no imaginaba cuán grande era este yoga. No soy flexible, ni tengo condiciones atléticas, y tenía grandes dudas de poder seguir el curso. Le pregunté a Ramón si consideraba que estaba preparada para hacer el curso y me dijo que sí. Así que me metí. Mi gran sorpresa fue cuando al terminar el Curso de Profesores me invitó a dar clases en Yoga Center Madrid.

P.- ¿Qué es para ti ser profesora de yoga?

R.- La oportunidad de poder transmitir a otras personas este mundo que yo disfruto tanto.

P.- ¿Cómo son tus clases? ¿Cómo las estructuras?

R.- Trabajamos coordinados, liderados por Ramón. Pero cada clase es única y, aunque empiezo con una idea de lo que quiero hacer en esa clase, permito que sean mis alumnos, lo que veo que van necesitando, lo que me marca los detalles y el camino, dentro de un formato de clase. Como digo, como las matemáticas.

P.- ¿Qué elementos no pueden faltar en tus clases?

R.- Alumnos interesados.

P.- ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para preparar tus clases?

R.- Las clases que recibo de Ramón, el ver cómo resuelve los problemas y situaciones que se presentan. Y claro está, las necesidades de mis alumnos es lo que me inspira cada clase.

P.- ¿Qué deseas transmitir con tus clases?

R.- Quiero que mis alumnos salgan mejor que entraron.

P.- ¿Qué es lo que más te enriquece de la enseñanza del yoga?

R.- Si puedo ayudar a otras personas, no necesito más.


El yoga Iyengar cambia 'lo que pasa' en cada rincón del cuerpo-mente

Entrevista con Fernando

Hoy tenemos el placer de traeros la entrevista a Fernando González, profesor de Iyengar en Yoga Center Madrid. Fernando da clases en nuestra escuela y forma parte del profesorado de formación del estilo Iyengar. En esta charla hemos conocido un poco más sobre este gran profesor, una persona muy cercana y transparente, os invitamos a conocerle un poquito más.

Pregunta.- ¿Cómo conociste el yoga?

Respuesta.- El primer contacto que tuve con el yoga fue a través de un libro. No sabía nada del yoga y, estando en una librería de Madrid, vi el libro de Antonio Blay, Hatha-Yoga. Me llamó mucho la atención la frase que ponía en portada “Guía completa para la aplicación práctica de esta ciencia milenaria de la India al desarrollo físico y mental de la personalidad”. Hojeé el libro y lo compré. Al llegar a casa durante unos días leí algo, pero terminó en un cajón. Al año lo saqué del cajón y comencé a practicar en casa, en unas semanas practicaba en casa todos los días. Me estaba sentando muy bien la práctica y también crecía la inquietud de saber más. Estaría un año, más o menos, disfrutando de practicar en casa y sin ir a un centro. Me fui informando sobre yoga. Mirando hacía atrás reconozco que este primer encuentro estuvo bien, pero no puedo ver la calidad, solidez ni alcance que hoy en día tiene lo que practico sin la evolución que tuvo en los siguientes años, desde el camino que fue cogiendo esta inquietud de saber más.

P.- Antes de conocer el yoga Iyengar, ¿has practicado otros estilos? ¿Qué te hizo decantarte por el Iyengar?

R.- Sí, practiqué Hatha yoga en distintos centros, poco tiempo, hasta dar con Yoga Center Madrid donde hice la formación de Hatha. Creo que ese primer acercamiento que tuve al yoga, desde un libro y practicando solo en casa, despertó y alimentó la inquietud de saber más sobre unas posturas y disciplina que me estaba sentando genial. En este periodo no sabía nada de estilos de yoga, me fui enterando después de que había distintos estilos.

En el curso de instructor de Hatha yoga teníamos una asignatura de Yoga Iyengar, impartida por Ramón Clares. Esta propuesta fue la que resonaba con la inquietud de saber más de las asanas y pranayama y de cuidar más de lo que hacían los alumnos que tenía en clase (ya daba clases de yoga). Mis preguntas no solo se contestaban, sino que desde esta visión me abría cada vez más a unas posibilidades latentes, pero dormidas, cobrando la práctica mayor sensatez, lógica y coherencia.

P.- ¿Qué te aporta como practicante el yoga? ¿Y en tu vida fuera de la esterilla?

R.- La práctica siempre me recuerda que todo se puede hacer mejor y me pone en acción con respecto a ello, despertando esas cualidades y esa aptitud fundamentales para ello, resultando en un bienestar por ser un estímulo potente para el cuerpo-mente. No recuerdo que una sesión de práctica no me haya dejado mejor que empecé, ¡siempre me sienta bien!

¿En mi vida fuera de la esterilla? La práctica despierta y renueva el cuidado con respecto a la calma y reequilibrio. El efecto de esto llega, en mayor o menor medida, en la relación con todo. Cada día, lo que se tiene, lo que toca y hasta donde llegue. Lo dicho, siempre me deja mejor que estaba al empezar la práctica.

P.- Desde tu experiencia, ¿cómo definirías el estilo de yoga Iyengar?

R.- Es el estilo “único”, el que cambia “lo que pasa” en cada rincón del cuerpo-mente. Es una propuesta sensata, saludable y reconocible (antes o después) como la posibilidad de reequilibrarnos y cuidarnos. Es una herramienta para el conocimiento propio; supone choque y cohesión. Es algo que me divierte, me gusta y lo disfruto porque siempre termino mejor de lo que empecé. Es diferente, es otra cosa.

P.- ¿Qué te aporta el Iyengar a ti y qué crees que aportas tú al Iyengar, con tus clases?

R.- Me aporta la posibilidad de cuidar mi salud de forma integral. Un enfoque profesional, digno y enriquecedor. Me lleva una vez más al punto de partida de lo sensato y equilibrado Me vuelvo a repetir: ¡siempre me sienta bien! Mirando hacia atrás (y a un futuro) yo aporto fidelidad en la práctica y enseñanza junto con dedicación sincera.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesor de yoga?

R.- Siendo practicante entregado a descubrir. Ser profesor llegó con el tiempo.

P.- ¿Qué es para ti ser profesor de yoga?

R.- Aprender y seguir aprendiendo. Enseñar y corregir. Ayudar a otros a desarrollar y aprender la propuesta.

P.- ¿Cómo son tus clases? ¿Cómo las estructuras?

R.- Las clases son y se estructuran desde y con la pedagogía que aprendemos en la formación de Iyengar, en Yoga Center Madrid. Se renuevan y actualizan desde esta formación, viva, que impartimos en el centro.

P.- ¿Qué elementos no pueden faltar en tus clases?

R.- La práctica personal, el seguir aprendiendo. ¡Ah! y un “¡¡¡retalillo!!!” (risas).

P.- ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para preparar tus clases?

R.- La formación continua con Ramón Clares, tomar clases, los compañeros, los alumnos, la práctica personal.

P.- ¿Qué deseas transmitir con tus clases?

R.- Que el alumno que llega y está en la clase será atendido y cuidado en su recorrido de forma profesional y amistosa.

P.- ¿Qué es lo que más te enriquece de la enseñanza del yoga?

R.- Creo que esos momentos en los que energía, afecto e inteligencia son demandados y se expresan.

P- También participas en los cursos de formación de profesores, ¿cómo enfocas esta experiencia? ¿Qué te aporta?

R.- Es la posibilidad de compartir esta pasión de ser profesor. Me aporta renovación, espabilar, el no dormirse (lo que llamamos amanerarse).

P.- ¿Qué te gusta más, tu labor como profesor de profesores o de alumnos que vienen al centro a practicar? ¿Por qué?

R.- Disfruto las dos situaciones, con sus diferencias y similitudes. Las dos me hacen entender mejor esta labor de ser profesor.

P.- ¿Dirías que el yoga Iyengar es para todo el mundo o para un perfil concreto de practicante?

R.- Lo que pasa es que al probar, unos se quedan y otros se van. Reequilibra una pisada, una rodilla, lumbares, cervicales, etc., despertando atención, el cuidado, el interés y afecto, no perder el humor, creo que para todo el mundo es útil.


Enseñar es aprender; es un diálogo constante con los alumnos.

Entrevista con Chrystiany

En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de hablar con Chrystiani, una de las profesoras más creativas de Yoga Center de los estilos de Iyengar y Hatha Yoga. Chrys también forma parte del profesorado de formación y ofrece talleres muy interesantes sobre distintos aspectos del yoga. Este verano tendremos la suerte de contar con ella en uno de nuestros retiros en Mondariz. Te animamos a leer la entrevista para conocerla un poquito mejor.

Pregunta.- ¿Cómo fue tu primer encuentro con el yoga?

Respuesta.- Por recomendación médica, ya que en Brasil, hace más de 20 años, me lo recomendaron para aprender a gestionar el estrés. La primera clase fue increíble, una experiencia que cambió el rumbo de mi vida; aunque, en ese momento, no lo supiera. Aun así reconozco que sigo siendo nerviosa, en el fondo; pero ahora tengo herramientas para gestionarlo.

P.- Conoces varios estilos de yoga, ¿con cuál sientes que conectas más? ¿Por qué?

R.- He practicado varios estilos, el Hatha yoga estilo Rishikesh como se enseña en Yoga Center ha sido con el que más me he identificado. Luego he conocido el estilo Iyengar también en Yoga Center. Hoy practico asiduamente ese estilo que me abrió un nuevo horizonte. ¡Pero no me pidas elegir!

P.- De los estilos que conoces y das clases, ¿cuál te gusta más enseñar y por qué?

R.- Enseñar es aprender. Es un diálogo constante con los alumnos, cada estilo me da satisfacción de una forma diferente. El Hatha me divierte, los alumnos quieren nuevos desafíos y la creatividad es importante. El Iyengar es más técnico, no aporto nada o lo invento, ya está todo hecho; tiene una estructura a seguir, unas pautas que hacen que los alumnos avancen desde la calidad de la práctica.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesora de yoga? ¿Te llevó la vida a ello o fue una decisión consciente?

R.- Sinceramente se dio así. Cuando me trasladé a Madrid quise hacer un cambio en mi vida y así lo fue. Había hecho cursos en Brasil y enseñaba a los amigos. Enseñar me divertía y llegué a Yoga Center en 2004, donde me formé y aún continúo formándome. Siempre digo que ese es un camino sin vuelta.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta de dar clases de yoga?

R.- Dar y recibir define una clase de yoga; recibo mucho de los alumnos y al mismo tiempo yo me entrego. Me divierte y en ese momento cuando estoy en la clase, no existe nada más fuera de esas paredes, es impresionante.

P.- ¿Qué elementos no pueden faltar en una de tus clases?

R.- Me encanta trabajar con props, paredes... Y esos elementos ayudan o enseñan un nuevo camino, pero al final quien hace la práctica es uno mismo con su esterilla.

P.- ¿Cómo preparas tus clases? ¿De dónde sacas la inspiración para diseñar tus clases?

R.- Cada profesor entrega lo que tiene, enseña lo que le gusta practicar y dice lo que le gusta oír. Aprendo de mis profesores, lo vivo, lo transformo en mi experiencia para poder transmitir. Toda clase tiene un enfoque, un objetivo

P.- ¿Cómo integras el yoga en tu vida diaria?

R.- El yoga va calando en el ser humano en distintos niveles: físico, mental..., sin separación entre ambos. La práctica nos cambia sin que nos demos cuenta; no hace falta poner la mente para analizar, no es un esfuerzo, no hay una intención. Sencillamente el cuerpo agradece y se expande, la respiración se hace plena y la mente se aquieta, la meditación pasa a ser una consecuencia, un estado de plenitud. Así que, ¿qué más necesitamos?

P.- Conociendo varios estilos, ¿cómo sueles hacer tu práctica personal para poder practicar todos esos estilos? ¿Te resulta complicado separarlos o unos estilos complementan a otros sutilmente?

R.- ¡Mezclar estilos es para pocos! Puede haber grandes maestros que estudiaran y practicaran diversos estilos durante muchos años. Cada estilo tiene su gracia, su camino y su momento. Cuando empezamos a estudiar otros estilos todo se confunde, se mezcla, pero ¡quedarse ahí es un error! Separarlo lleva tiempo y dedicación. Pero creo que conocer varios estilos te hace mejor profesor y practicante.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta del yoga?

R.- Que el yoga es para todos, su poder transformador. Si eres constante disfrutarás de sus beneficios.

P.- También estás formada en Pilates, desde tu punto de vista profesional y por tu experiencia, ¿qué disciplina es más completa y aporta más al alumno?

R.- Estoy formada en Pilates que es un ejercicio consciente y respetuoso con el cuerpo. Pero no me gusta comparar, la comparación no aporta nada a la práctica y todas esas disciplinas son prácticas. Comparar es cosa de la mente.

P.- También eres profesora de los cursos de formación en Yoga Center Madrid. ¿Cómo comenzaste con esa bella tarea?

R.- Gauri me invitó a ser parte del grupo de profesores de formación de Hatha yoga y fue un honor para mí; me abrió un camino muy gratificante. Tengo mucho que aprender en esa área; es un nuevo enfoque, hay que respectar los ritmos, las diferencias, saber identificarlas para sacar lo mejor de esos futuros profesores.

P.- ¿Qué te aporta como profesora y como practicante de yoga colaborar en estos cursos de formación?

R.- Reconocer que el aprendizaje es distinto para cada uno es muy importante. Un alumno de formación viene abierto, deseando saber más, pero también viene con su bagaje, con su forma de ver el yoga, con sus dudas que un día fueran las mías y que quizás tengan mis alumnos. Eso me da información valiosa para enseñar y practicar. Ellos aprenden mucho y yo la que más.

P.- Vas a hacer un retiro de Hatha yoga este verano en Mondariz. ¿Nos podrías adelantar un poco en qué va a consistir?

R.- Será un encuentro para compartir nuestras experiencias, disfrutar y fluir. El objetivo es que nos adentremos en la práctica con amabilidad, desde un ritmo suave. Juntos iremos profundizando y abriendo espacios que permitan una respiración amplia, plena y que se convierta en nuestra guía. Habrá meditación, pranayamas, cinco talleres monográficos en los que abordaremos distintos aspectos del yoga y también una práctica que incluya posturas restaurativas, tan necesarias para equilibrar nuestra práctica.