ES | EN

Uttanasana 2

Img banner es

Yin Yoga

Fundamentos del Yin Yoga

Aprovecha este último día de la semana para recuperar. En Yin Yoga las posturas se mantienen de forma pasiva, dejando que la gravedad actúe sobre el cuerpo, y durante más tiempo que en otros estilos. Es un complemento perfecto para cerrar la semana.

Es un estilo de Yoga que trabaja a nivel profundo el tejido conectivo del cuerpo durante más tiempo que en otros estilos de Yoga. Aunque las sensaciones son intensas es inusual tener agujetas o cualquier tipo de dolor después de las sesiones de Yin Yoga.

Es un complemento perfecto, no solo al resto de estilos de yoga, sino al estilo de vida tan activo que solemos llevar hoy en día. Supone un beneficio para todo el cuerpo y a nivel mental nos sentiremos relajados y en calma.

Se practica con los músculos relajados y se mantienen más tiempo las posturas.

Con estas dos bases, es fácil darse cuenta de que la tensión y el trabajo del cuerpo es diferente a los de las prácticas dinámicas.

También se explora el rango de movimiento desde las articulaciones pero, más que los músculos – que en las prácticas dinámicas están activos - aquí se trabaja fascia, ligamentos y tendones.

El estiramiento es profundo y debe hacerse con delicadeza y cuidado para que aporte estabilidad a las articulaciones sin resultar degenerativo.

A nivel muscular y de tejido conectivo, este estiramiento profundo moviliza el prana (Qi) a través de las líneas energéticas del cuerpo).

Yin Yoga en práctica

Las posturas se mantienen desde dos hasta cinco o incluso diez minutos. La clase o secuencia está definida por el objetivo de la práctica y no existe un reglamento exacto pues no es un estilo dogmático.

El Yin Yoga pretende mover el cuerpo explorando el rango de movimiento. El alineamiento no es el objetivo y debe haber comodidad dentro la sensaciones. Es decir, se trata de encontrar el punto de estiramiento u objetivo de movimiento energético desde el sentir.

La auto-observación permite mantener más tiempo las posturas. Más que una meditación en sí mismo, el Yin Yoga es una excelente preparación para la misma.

El Yin Yoga admite todo tipo de soportes (mantas, tacos, pared, sillas, bolsters, etc) que faciliten la entrada y el mantenimiento de la postura. Es por ello que las asanas pueden ser adaptadas al practicante para que este pueda encontrar el estiramiento que se busca siempre dentro de sus límites y anatomía.

Se ha relacionado el Yin Yoga con el Yoga Restaurativo. Sin embargo, el objetivo del Yin Yoga es más nutrir que restaurar. La sensación después de una práctica puede asemejarse a lo que el cuerpo siente tras recibir un masaje.

Volver a la lista de estilos de yoga