Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Yoga, filosofía oriental y occidental

Tratando de encontrar respuestas

Cuando nos acercamos al estudio de las filosofías orientales, quedamos fascinados por las propuestas que ponen a nuestra disposición para entender y descifrar la condición humana, tan limitada y atrapada en preguntas sin respuestas claras: ¿Quièn soy yo?. ¿Por qué he nacido? ¿Tiene alguna finalidad mi existencia?. ¿Por qué tengo que desaparecer de este mundo cuando quiero perpetuarme? ¿Por qué he nacido y me encuentro en medio del misterio de la existencia?. ¿Por qué sufro, cuando hago lo imposible por ser feliz? ¿Qué existe después de la muerte?.

Felicidad y su búsqueda

Buscamos satisfacer nuestra curiosidad existencial y sin embargo nos encontramos con un futuro lleno de incertidumbre, tratando al mismo tiempo de controlarlo para no sufrir. Todo en vano, ya que la vida nos indica que nada perdura, todo es impermanente. Nos aferramos a lo que deseamos, pero bien sabemos que el apego - necesario por otra parte- genera sufrimiento y no produce la felicidad deseada, aunque uno se acerque a "La conquista de la felicidad" de Bertrand Rusell, "El contenido de la felicidad" de Fernando Savater, o incluso, "El alma está en el cerebro" de Eduardo Punset, o bien la interesante obra de Julián Marías  "La felicidad humana" Parece ser pues, que la felicidad es inasible, desde las múltiples perspectivas en que el tema es tratado.

En la India

 Con un rigor nunca antes conocido, la India y sus pensadores más eminentes, se han adentrado a analizar y descubrir los condicionamientos del ser humano, a fin de buscar la libertad de conocer y ser lo que realmente somos, por medio de la exploración de nuestra conciencia individual, para llevarnos a desentrañar el misterio de la psique, mente, conciencia, o todo aquello que configura nuestra realidad psicofísica.

 Tanto en Oriente como Occidente, existe consenso con respecto a los tres estados habituales de nuestra mente, es decir, vigilia, sueño y sueño profundo. Sin embargo, la filosofía hindú habla de un cuarto estado que trasciende los tres anteriores, el cual es inefable, que se accede por métodos o vías verticales; del efecto a la causa u origen. A la forma de conseguirlo, podríamos denominarla impulso hacia la trascendencia.

Estado Superior de Conciencia

  Newton no inventó la ley de la gravedad, simplemente descubrió lo que ya existía y de igual manera, los grandes filósofos de la India han descubierto un estado de conciencia, libre de nuestras estructuras psicofisiológicas y libre del condicionamiento temporal en que existimos, cuyo estado lo definen de muchas maneras, tales como Supraconciencia, Infinito, Ser, Conciencia Cósmica, Brahman, Samadhi, Satori, Nirvana, muchos y distintos nombres que manifiestan la misma realidad, igual que cuando la palabra agua es expresada en dintintas lenguas: eau en francés, wasser en alemán, water en inglés o pani en hindi, todas ellas refiriéndose a la misma realidad.

 No deja de parecer una ironía que las llamadas  historias generales o universales de la filosofía prescindan generalmente del pensamiento oriental y empiecen con Grecia. Me resulta inaudito el reduccionismo de nuestra cultura y afortunadamente en la actualidad ya comienza a existir una visión de mayor amplitud que no mira con recelo el estudio profundo del pensamiento oriental.

Karl Jaspers, la "era axial" y Karen Armstrong

 En nuestra situación actual, puede servirnos de referencia e inspiración el período en que el filósofo alemán Karl Jaspers denominó la  "era axial" o "tiempo-eje". Hacia el año X  antes de nuestra era y en siglos sucesivos,  tuvo lugar tanto en Occidente como en Asia,  un gran fermento o proceso espiritual y filosófico que han alimentado nuestro espíritu hasta el día de hoy: Confucianismo y Taoísmo en China, Hinduismo y Budismo en la India, Monoteísmo en Israel y Racionalismo filosófico en Grecia. Fué el período de los Upanisads, Buddha, Sócrates, Platón, Confucio, Zoroastro, Jeremías, Jesús, Mencio y Eurípides entre otros. Asimismo, muchos de estos aspectos son muy bien explicados por la historiadora y estudiosa de las religiones Karen Armstrong en su obra, La Gran Transformación, extendiéndose sobre la idea de Karl Jaspers.

El Yoga

 Es precisamente en el subcontinente indio donde se produce el despertar y desarrollo del Yoga, cuya finalidad última es llevar al ser humano hacia su estado evolutivo más elevado, que no es otro que el conocimiento de su verdadero Yo, o naturaleza esencial.

  Considerando que las múltiples corrientes filosóficas hindúes son de gran complejidad y variedad, es sin duda la palabra Yoga y sus métodos, lo más ampliamente extendido en occidente, por ello, teniendo en cuenta la búsqueda interior que oriente propugna, nos acercamos a explorar distintos significados yóguicos y sus contenidos.

 

 

Comparte esta entrada del blog


Comentarios 

3 comentarios para este mensaje

11 de Marzo de 2010 11:04

Helena

Somos a fonte da nossa própria felicidade!
A busca de um salvador exterior a nós próprios proporciona breves periodos de tréguas, mas não as altera. só alterando dramaticamente os nossos paradigmas é que podemos encontrar a felicidade.
Enquanto necessitarmos da aprovação dos outros,alimentarmos crenças limitadoras, tivermos medo da rejeição, sentirmos dúvidas quanto ás nossas capacidades, alimentarmos raiva, medos e toda a panóplia de emoções tóxicas, não encontraremos o nosso eu!

05 de Noviembre de 2013 15:20

vanessa

Mola explorar, experimentar con los métodos, técnicas que el Yoga ofrece. Son sumamente enriquecedores.
Una de las muchas cosas que me sorprende es que hay beneficios para todos. Sea cual sea la razón por lo que te acerques a él.

Dejar un comentario