Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Instrucciones Meditación caminando (2)

Como caminar en la meditación

Ahora comienzas a sentirte conectado@ con tu cuerpo y deja que la atención se fije en tus pies y piernas a fin de que el enfoque empiece a permanecer en los pasos alternos de tus pies.

 Con la atención en tus piernas y pies, nota las sensaciones en cada paso. Puedes notar asimismo, cierta tensión en la medida en que levantas tu pierna. Siente el movimiento de la pierna cuando se va moviendo lentamente en el aire. Siente el contacto del pie con el suelo. Cuando te des cuenta que tu mente vaga de un lado a otro, trae tu atención a las sensaciones del pie caminando

"Elevando, avanzando, apoyando, presionando".

 Caminando con mucha lentitud y como ayuda a permanecer atento y presente, puedes utilizar una especie de "etiqueta" o "frase" mental a medida que caminas. Por ejemplo, "elevando, avanzando, apoyando, presionando", o bien "derecho, izquierdo". Este "etiquetamiento", hará que nuestra mente permanezca más presente en aquello que sucede momento a momento y con toda seguridad, no estará salaltando de una idea a otra o yéndose hacia el pasado o futuro constantemente.

"Etiquetando" conscientemente

 Al mismo tiempo, esta repetición mental, lleva la atención hacia el punto que queremos observar. Cuando mencionamos o "etiquetamos" mentalmente, "elevando" o "apoyando", o bien, "derecho, izquierdo", por ejemplo, nos ayuda a ser conscientes de los pies. Si al cabo de un tiempo notas que mentalmente repites "derecho" cuando colocas en realidad el pie izquierdo y "etiquetas" "izquierdo" cuando posas el pie derecho, entonces percibes y te das cuenta que tu atención no se encuentra presente ya que la mente está dispersa.

Observando el surgir de las sensaciones

 Vuelve la atención una y otra vez a tomar conciencia del caminar lentamente y en el fondo de tu mente, repite "elevando, avanzando, apoyando". Procuara dedicar tu atención a las sensaciones del caminar. Si en momentos determinados surgen pensamientos y emociones poderosas y alejan tu atención de las sensaciones que observas mientras caminas, es a menudo de gran ayuda, detenerse y darse cuenta del contenido mental sin reaccionar ante ello, aceptándolo y siendo testigo de ese proceso.

Caminar alerta o consciente en la vida diaria

 Cuando remitan en su intensidad, retorna a la meditación caminando. Puedes entrenar a la mente a estar presente en cualquier momento que camines. Hay quien elige en la vida cotidiana practicar la meditación caminando cuando se dirige a su lugar de trabajo o hacia su casa o paseando en el parque o playa.

 La meditación caminando puede servirnos como un interesante puente entre la práctica meditativa y la vida diaria, ayudándonos a estar más presentes, atentos y concentrados en las actividades ordinarias.

 

Comparte esta entrada del blog

Facebook Twitter Googleplus


Comentarios 

3 comentarios para este mensaje

20 de Marzo de 2011 06:26

ROSINA DIAZ GALLEGO

63f99000bb7b9b204f47631908aaf77f

Muy interesante, ya que me brinda la oportunidad de concentrarme en mis solitarios paseos y a la vez intentar ( y espero conseguir) meditar.
Me despista un poco lo de las distancias, es decir, dices en el artículo sobre 10 ó 12 metros y en línea recta, ir y volver, perfecto, pero luego hablas de la vida cotidiana, cuando vas al trabajo o a casa etc., supongo que aquí se necesita un poco más de concentración y atención mental, ya que la mente puede distraerse con mas facilidad con los agentes externos.¿ Esta distracción se trataría como cuando nuestra mente divaga en pensamientos o emociones y hay que traerla al momento presente?
Voy a ponerlo en práctica y espero quitarle partido.

Un saludo.

20 de Marzo de 2011 20:56

madhana

52d69a3dd402622b997e1c0a29f6412b

Hola Rosina:
Cuando comento la distancia de 10 o 12 mts., me refiero a senderos de meditación que puede haber en distintos lugares, como monasterios o lugares de retiros que se eligen con el propósito de realizar muy conscientemente la meditación caminando.
Por otro lado, cuando uno pasea por el campo, playa, monte o donde fuere, puede recorrer la distancia que quiera, sin límites; simplemente uno lleva la atención al caminar, a las sensaciones, a la toma de conciencia de lo que le rodea. Es decir, que lo que haces debiiera ser llevado a cabo con atención plena y es entonces que ello se convierte en meditación. No es el pensar lo que importa, sino la experiencia momento a momento, la vivencia momento a momento, sin aferrarse, sin angustia alguna por obtener logros, sin apegarse, sin juzgar. Simplemente todo efectuado con "mindfulness" o plena atención

22 de Marzo de 2011 16:41

roSINA DIAZ GALLEGO

63f99000bb7b9b204f47631908aaf77f

Entendido, gracias. Un saludo.

Dejar un comentario