YC INSTITUTE ®

ES | EN

Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

La Actitud mental ante la práctica de Hatha Yoga

La actitud mental en el Hatha Yoga

La práctica del Hatha Yoga y más concretamente, en la realización de las asanas, en los yogas contemporáneos ponen una especial atención en un trabajo y esfuerzo de naturaleza fundamentalmente física, dejando de lado otras consideraciones de enorme importancia, efectividad y enriquecimiento para el practicante.

Si nos atenemos a la enseñanza tradicional, veremos que tales prácticas son "un movimiento en dirección a la Conciencia" y, ello requiere de un destacado cambio en el acercamiento a los métodos del Yoga, que suelen diferir del modo de realizarlo habitualmente sobre todo en Occidente...

 

Actitud liberadora de no expectativa y desprendimiento.

La práctica en una clase de asanas necesita de una intención mental de no disputa con uno mismo, de no sentir frustración ante el deseo de lograr, conseguir y alcanzar lo que a uno le gustaría, ya que si la expectativa es repetitiva y hasta cierto punto obsesiva se convierte en un obstáculo para el disfrute..

Este acercamiento psicológico acaba produciendo agitación, ya que en nuestra mente existe la expectativa de ir más allá de nuestras posibilidades y limitaciones, lo cual genera más vrittis u olas mentales y en consecuencia, nuestra mente convive con la ansiedad, enfado e ira por la no consecución de lo deseado.

La práctica inteligente en el Yoga

Una práctica liberadora, significa aceptar lo que ocurre en nuestra mente y en las sensaciones de nuestro cuerpo, sin buscar o provocar reacción alguna, y aprendiendo a responder como un observador ante los estados mentales y físicos  que surgen

El abandono y entrega en una clase, y no el deseo de controlarlo todo, genera un estado de libertad   interna que nos posibilita el disfrute de nuestra práctica, y no nos sentimos esclavizados por un estado psicofísico negativo.

Cuando aprendemos a cultivar una actitud incondicional  ante nuestras clases, no vamos a sentir una disputa interna tal cual puede ser,  - esto lo quiero así, aquello no me gusta, tengo que alcanzar la perfección en esta asana por todos los medios, o bien al igual que mis compañeros llegar tan lejos en su práctica, yo quiero llegar también cuanto antes, y así un largo etc. -

Conciencia plena, aceptación y observación.

En la medida que el  desprendimiento  surja gradualmente al igual que la aceptación y observación sin reactividad, notaremos el fluir de la energía y una alegría interna difícil de describir, ya que el peso del pensar y enjuiciar disminuye, y la atención se acrecienta, amaneciendo un estado mental y, una experiencia hasta ese momento desconocida.

Así, una práctica con una conciencia plena, dejando que surjan las sensaciones agradables y desagradables y manteniendo una intención mental de receptividad  y aceptación, ese Yoga nos dirige al privilegio  de sentirnos en un estado de gracia.

Comparte esta entrada del blog

Facebook Twitter Googleplus


Comentarios 

0 comentarios para este mensaje

Dejar un comentario